‘Historias’ cumple 50

Madrid celebra el libro de Julio Cortázar

‘Historias’ cumple 50
Aurora Bernárdez con un ejemplar del libro.
Foto: EFE

MADRID, España.- Poco amigo de los encasillamientos, Julio Cortázar no solía tener en cuenta los géneros literarios a la hora de escribir, y uno de los libros que mejor refleja esa gran libertad creadora es Historias de cronopios y de famas, una obra que ahora cumple 50 años y que conserva todo su poder fabulador.

La vigencia de este libro, precursor del microrrelato, es hilo conductor del homenaje a Cortázar que se celebró la semana pasada en el Centro de Arte Moderno, en Madrid, presidido por su viuda, Aurora Bernárdez, esa mujer menuda y lúcida que le inspiró al genial escritor argentino algunos de sus textos.

En el homenaje participaron grandes expertos en Cortázar como Julio Ortega, profesor de la universidad estadounidense de Brown y miembro de la Cátedra Julio Cortázar de la universidad mexicana de Guadalajara, y Rosalba Campra, profesora de la Università La Sapienza de Roma.

La presentación del libro Mundo Cronopio, con ilustraciones de la artista italiana Judith Lange, sirvió también para subrayar la importancia de estos textos que, como comentó su viuda, Cortázar “escribía cuando se le ocurría, no como una novela que se empieza y termina”.

Aurora Bernárdez no concede entrevistas, pero en esta ocasión, recién llegada de París, sí fue posible escucharle algunos comentarios mientras sostenía en sus manos una primera edición de Historias de cronopios y de famas, publicada por Minotauro en 1962, y contemplaba expuestas, en el Centro de Arte Moderno, muchas de las traducciones que se han hecho de esta obra.

“Julio nunca se puso a escribir ‘los cronopios’. Era algo circunstancial. Él iba a Correos, por ejemplo, y le salía una historieta cómica, conforme se le iba ocurriendo. Después, con todo eso se armó el libro”, recordó Bernárdez, albacea del escritor.

Historias de cronopios y de famas es uno de los libros que mejor muestra hasta qué punto Cortázar “podía prescindir de los géneros”. Rosalba Campra pudo comprobar en numerosas ocasiones, en sus clases de Roma, cómo la literatura del autor argentino fascina a los jóvenes de hoy.

El autor de Rayuela genera “vicio” en quienes lo leen, quizá porque sus libros encierran “un modo nuevo de acercarnos a las cosas y por eso uno queda enganchado, se contagia y empieza a encontrar elementos cortazarianos en aquello que ve”, comentó Campra.

Historias de cronopios y de famas es uno de esos libros que enseña a “mirar la realidad con ojos nuevos”. Las criaturas que lo pueblan no son “necesariamente antropomorfas. No hay una preocupación realista por crear en el lector una imagen predeterminada, sino que cada uno los ve como su cabeza prefiere”, señaló la experta.

Pero sí hay en sus personajes “cierta caracterización de las posibilidades del ser humano”, comentó esta argentina afincada en Roma.

Los cronopios “son despreocupados, poéticos pero también pueden ser crueles, hacer canalladas por diversión, y en los famas uno podría ver a la gente más encasillada en una forma de ser, pero que, cada tanto, pueden ser personajes tiernos”, explicó Campra.

Cortázar veía la realidad “como algo fluido. A lo único que había que acostumbrarse, creía él, era a la sorpresa”, afirmó esta experta, quien no cree que los textos del volumen se puedan considerar surrealistas. “Eso sería como reducirlos, encasillarlos”.

El escritor argentino sabía “mirar lo cotidiano con ojos nuevos”, y con esa actitud conseguía textos como Instrucciones para subir una escalera, en el que logra “deconstruir ese gesto tan automático, mostrándolo como una cosa absolutamente extraña”.

Cuando se publicó Historias de cronopios y de famas no existía una categoría para “colocar estas prosas breves”, pero ahora se pueden considerar precursoras del género de la microficción, señala Campra, quien no duda en afirmar que Cortázar “es un clásico”. “Sus libros tienen una vitalidad inagotable”.

“Su obra es una especie de llamado a la libertad en general, y tal vez eso nos seduce en su literatura”, aseguró esta experta.