Conjuros para vencer en la política

Conjuros para vencer  en la política
Alma Mendoza asegura que por medio suyo ha ayudado al triunfo de politicos.
Foto: cristina loboguerrero / edlp

Las Vegas, Nevada – A la hora de obtener la victoria, bien sea en el campo político, laboral, comercial -o hasta en el amor- la gente acude a toda serie de artilugios para alcanzar su objetivo.

En el caso de Alma Mendoza, de 58 años, la gente la busca para pedir por el triunfo de candidatos locales y hasta del extranjero.

A su casa, que no tiene ningún lujo y en donde se respira mucha paz. Mendoza llegó desde Honduras directamente a Las Vegas, hace 15 años. “Lo mío es la espiritualidad”, dice pausadamente,

En uno de los cuartos pequeños de su apartamento, ubicado en la zona norte de Las Vegas, Alma tiene un altar que llega hasta el techo, desde donde baja un encaje blanco que sirve de marco a las imágenes de la Virgen de Guadalupe, San Francisco de Asís, la Virgen de la Misericordia y Cristo Crucificado.

Es ahí, delante de ese altar que Alma, cada vez que se lo piden, se unge sus manos con aceite de oliva y se inca a orar. “Lo mío está basado en la fe, la oración”, dice mientras varias personas esperan para ser atendidas.

Alma no cobra dinero, ni hace publicidad, su clientela -asegura- llega por recomendación de otros, por su efectividad.

Según Alma, con su ayuda dos presidentes de Centroamérica han podido llegar al poder.

También asegura que varios políticos de Las Vegas han obtenido victorias, pero no puede mencionar sus nombres porque ella tiene un acuerdo de confidencialidad con sus clientes.

Para Migdalia Dávila, propietaria de la botánica Mexven, de la avenida Lake Mead, todo lo que ella vende en su negocio, “la gente lo compra para hacer sus propios conjuros”.

“No dudo que existan personas que tienen dones, pero tampoco podemos negar que hay quienes se aprovechan de la gente”, indica Dávila.

Dávila que llegó de Venezuela hace 5 años y es médico de profesión, aunque no ejerce acá, recuerda que el tema de la política está bien candente, que el año pasado un señor le pidió velas de varios colores porque quería pedir un milagro para un político del que le dijo textualmente que era para que “el santico lo ilumine”.