Momentos para no olvidar

Audiencia: la gala fue vista por 39.3 millones de espectadores, una mejora con respecto a 2011, aunque lejos de los 43.5 millones que vieron la gala de 2005 en la que ganó The Lord of the Rings: The Return of the King].

Veteranía: fue una noche que celebró a los veteranos y a las personas mayores, y quizá por eso Billy Crystal, en busca de un poco de juventud, incluyó a Justin Bieber en su parodia de Midnight in Paris. Después fue un poco más directo en cuanto al tema, “vamos a llegarle al grupo demográfico de 78 a 84 años”, dijo. El próximo año, agregó, estaremos transmitiendo desde el Teatro Flomax, refiriéndose a un medicamento para la próstata. Las referencias a la tercera edad continuaron y Christopher Plummer, de 82 años, ganó el Oscar al Mejor actor de Reparto, por lo que Crystal pudo decir otra broma: “La edad promedio para los ganadores saltó a 67 años”.

Perrito adorable: Uggie, el adorable perrito en The Artist tuvo una aparición estelar en el escenario cuando el filme ganó el Oscar a la Mejor Película; sin embargo, su director admitió que el astro canino tiene sus límites. “No creo que entienda lo que digo”, dijo Michel Hazanavicius cuando se llevó su Oscar. “En realidad no es tan bueno”.

Desastre en la alfombra: Sacha Baron Cohen llegó a la alfombra vestido como parodia de un dictador similar al fallecido Moammar Gadafi que interpreta en su película próxima a estrenarse, The Dictator. Baron Cohen también llevaba una urna donde supuestamente estaban las cenizas del fallecido líder de Corea del Norte Kim Jong Il y las roció sobre el smoking de Ryan Seacrest, el conductor de E!.

Seacrest trató de poner su mejor cara ante la pesada broma: “Todo puede pasar y definitivamente ocurrió sobre mis solapas”, dijo.

Vestuario con fallas: a Jennifer Lopez no le cuesta trabajo ponerse vestidos sensuales. ¿Recuerdan el escotadísimo modelo de Versace que usó en los Grammy de 2000? En esta ocasión algunos espectadores escribieron en Twitter y en otros foros que se podía ver demasiado los pezones del pecho de la cantante en el vestido con escote en V’ que eligió para los Oscar Su estilista se apresuró a aclarar que era una ilusión óptica: “Aunque el vestido dio la impresión de ser transparente se burla de todos los que desean ver algo”, dijo Mariel Haenn en un comunicado.