Sociedad: La guerra contra las mujeres

Si no fuera porque cosas muy serias están en juego -el derecho de la mujer a tomar decisiones sobre su aparato reproductivo, acceso a contraceptivos y el futuro del aborto legal- algunos aspectos de lo que ahora llaman “La guerra contra las mujeres” son alucinantes, absurdas y hasta divertidos.

Aparte de los esfuerzos a nivel nacional de los políticos de extrema derecha y líderes religiosos, la campaña que busca negarle a la mujer el control de su propio cuerpo, es en las legislaturas estatales donde poco a poco, y solapadamente, tratan de socavar las leyes existentes.

En el estado de Georgia, por ejemplo, la legislatura está considerando una ley que castigue con hasta 10 años de prisión a una mujer que se haga un aborto después de las 20 semanas de embarazo. Esta ley es innecesaria puesto que en Georgia ya existe una ley que prohíbe el aborto después del segundo trimestre. Quizás los legisladores republicanos no sepan cuantas semanas hay en dos trimestres.

Como respuesta, un grupo de mujeres legisladoras demócratas están presentando un proyecto de ley que prohíba a los hombres hacerse una vasectomía porque “es un crimen negarle a miles de niños el derecho de nacer.”

“Si los hombres insisten en legislar sobre el cuerpo de la mujer, es justo legislar sobre el de los hombres,” dijo la representante estatal Yasmin Neal quien aclaró que no tiene nada en contra de la vasectomías si no que solo quiere subrayar lo absurdo de los que están en contra del control de la natalidad.

Valga el sentido del humor de las legisladoras demócratas. En Oklahoma, la senadora estatal Constance Johnson presentó, y luego retiró, una enmienda a una ley contra el aborto que estipulaba que “cualquier acción que lleve a un hombre a eyacular y depositar semen en cualquier lugar que no sea la vagina de una mujer debe ser interpretado como una acción contra un niño no nacido.”

En Virginia, donde una ley que obliga a las mujeres a someterse a una ecografía, un procedimiento innecesario que requiere penetración vaginal, antes de hacerse un aborto, ha causado gran revuelo a nivel nacional. La ley ya ha sido aprobada por la cámara de delegados. El gobernador republicano Bob McDonnell, quien se menciona como un posible candidato a la vice presidencia, ha dicho que la firmará, pero en los últimos días se le vio vacilar debido a las protestas. Pero el mes pasado, cuando se introdujo el proyecto de ley, la delegada Janet Howell presentó una enmienda que requería que los hombres se sometieran a un examen rectal antes de que el médico les recete Viagra. Por supuesto, la enmienda fue derrotada, pero por solo dos votos, 21 a 19.

Estas legisladoras aguerridas no dejan de sacarnos una sonrisa con sus esfuerzos de subrayar equivalencias igualmente absurdas con los esfuerzos de limitar su libre albedrío. Pero eso no es suficiente. El control de la natalidad un tema que las mujeres, la mayoría de la población y la mayoría de los votantes, toman muy en serio y así se reflejará en las urnas en noviembre.