LA lidera fraude hipotecario étnico

Los hispanos son el grupo más afectado por este tipo de delito en todo el país

WASHINGTON, D.C.- Los Ángeles y Miami son los epicentros del fraude étnico hipotecario en el país. Así, lo aseguró ayer, el Buró Federal de Investigaciones (FBI), al presentar su reporte anual sobre crímenes financieros en el año 2011.

En entrevista con La Opinión, el jefe de la unidad contra fraudes a instituciones financieras, Craig Howland, explicó que se ha visto un incremento asombroso en este tipo de delitos, caracterizados por estar enfocados en un grupo específico basado en su raza, etnia o religión, donde el victimario se caracteriza por pertenecer a la comunidad estafada. Es decir, latinos engañando a latinos.

Los hispanos son la población más afectada, sobre todo quienes tienen problemas para comunicarse en inglés. “Este tipo de fraude está creciendo. En Los Ángeles existe una gran cantidad de publicidad negativa, asociada a estas estafas, que afecta sobre todo a los hispanos”, explicó.

“Las zonas más impactadas son Los Ángeles y Miami. Pero las redes originadas en estos centros no se limitan al ámbito local. Ahora tenemos compañías en Los Ángeles que están perpetrando fraudes en New York, por lo tanto, tienen una perspectiva nacional. En el pasado lidiábamos sólo con la ciudad, ahora no y eso nos ha obligado a cambiar nuestro enfoque”, aseguró Howland.

El FBI divide las estafas hipotecarias en nueve tipos. Entre los más comunes está la que afecta a ejecuciones de viviendas. Aquí la víctima -temiendo un embargo inminente-, transfiere la propiedad a nombre de un supuesto inversionista, que se compromete a dejarlo rentar la vivienda por al menos un año y luego la posibilidad de comprarla. No obstante, la residencia será vendida a sus espaldas.

Otro tipo de engaño, es el que afecta a personas retrasadas en su hipoteca. Aquí el estafador ofrece sus servicios para renegociar los pagos con las instituciones financieras, pero demandan fuertes sumas de dinero previas a su asesoría. En general las víctimas terminan perdiendo sus hogares, ya que la negociación resulta desfavorable para los intereses del cliente.

De acuerdo a Howland, en el corto plazo se verá un aumento de investigaciones y cierres de compañías, que cometan fraudes hipotecarios. “Tenemos aproximadamente a 300 agentes trabajando en esta área. Pero además de eso, están los grupos de trabajo en 25 ciudades”, explicó.

Sin embargo, funcionarios de la agencia reconocen que falta personal en todas las divisiones y que sobre todo desde los atentados del 11-S, han tenido que cambiar su enfoque ante los crímenes que son investigados. “Antes analizábamos todos los casos que entraban por la puerta. Aquellos en que los dólares involucrados eran bajos, ahora buscamos las grandes redes”, comentó el subdirector de la división de investigación criminal del FBI, Kevin Perkins.

El control de las estafas financieras de todo tipo, ha sido uno de los nuevos caballos de batalla de la Administración. El presidente Barack Obama anunció recientemente en su discurso del Estado de la Unión, una nueva unidad dedicada a este tema.

“Tomaremos medidas enérgicas contra el fraude a gran escala, para proteger las inversiones del pueblo estadounidense. Algunas firmas financieras violan las principales leyes antifraude porque no existe una verdadera sanción por transgredir la ley repetidamente”, dijo el mandatario, a la vez que insistió en que el Congreso apruebe proyectos de ley que incrementen las penas.

“Crearemos una unidad especial de fiscales federales y estatales para expandir nuestra investigación de la emisión abusiva de préstamos y venta de hipotecas riesgosas que llevó a la crisis habitacional. Esta unidad hará responsables a quienes violaron la ley y acelerará la asistencia a los dueños de hogares”, agregó Obama.

En el año fiscal 2011, las investigaciones del FBI sobre fraude hipotecario se tradujeron en 1,082 condenas, 1,380 millones de dólares en restituciones y 116 millones en multas.