Condado aprueba Plan Maestro para Bicicletas

La Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles aprobó ayer un Plan Maestro para Bicicletas que creará 832 millas de espacio en las calles para los vehículos de dos ruedas. El plan se divide en tres fases en un período de 20 años, a un costo de 330 millones de dólares.

“El plan actualizado combina la visión de comunidades locales y el condado para el desarrollo de oportunidades para incrementar el uso de bicicleta como una opción viable de tránsito para los residentes”, dijo el supervisor Don Knabe.

“Mientras Los Ángeles es conocida por su cultura del automóvil, los votantes nos han dicho una y otra vez que quieren opciones -ya sea transporte público o bicicletas- como una manera para aliviar el congestionamiento vial, mejorar la calidad del aire, así como la salud y la calidad de vida en nuestras comunidades”, agregó el supervisor.

A través del Plan Maestro de Bicicletas, el Departamento de Obras Públicas tendrá la misión de incrementar la interconexión de las rutas para bicicletas, crear sitios de estacionamiento, así como la señalización de tráfico necesaria. También se contempla el desarrollo de programas de educación vial para evitar accidentes cuando los conductores no respetan el derecho de vía de las personas en bicicleta.

Allan Abramson, de la División de Desarrollo de Programas del Departamento de Obras Públicas, explicó que para que el condado reciba más dinero federal se necesita presentar un plan que haya sido adoptado oficialmente por las autoridades locales.

“La aprobación de este plan maestro nos da la oportunidad de solicitar financiamiento federal y estatal y establece prioridades en la implementación”, explicó Abramson.

Para el supervisor Mark Ridley Thomas este plan ayudará a motivar a las personas con sobrepeso a mantenerse activas y a mejorar, en general, la calidad de vida de la población.

“Esta plan es consistente con nuestro plan de crear estilos de vida más saludables”, manifestó Ridley Thomas, quien aprovechó para agradecer al Departamento de Obras Públicas por su liderazgo en el proyecto.

La Junta de Supervisores aprobó el plan con cuatro votos y una abstención. El supervisor Michael Antonovich se abstuvo de votar después de que cuestionó por más de 10 minutos la viabilidad del plan y la falta de fondos a nivel local. Antonovich subrayó que la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), la cual tendría que financiar entre el 10% al 25% de los diferentes proyectos que conforman el plan, tiene un déficit de varios millones de dólares que le han obligado a cerrar líneas de autobuses.