Activista asegura no estafó a inmigrantes

Grupos manifestaron su apoyo a Maritza Chávez directora de una fundación

Maritza Chávez recibió el respaldo de varios manifestantes.
Maritza Chávez recibió el respaldo de varios manifestantes.
Foto: Cristina Loboguerrero / EDLP

Elizabeth, NJ – La directora de una fundación de ayuda a inmigrantes se defiende de las acusaciones que enfrenta por parte de la fiscalía – formuladas la semana pasada- que afirman que estafó a sus clientes haciéndose pasar por abogada.

Maritza Chávez, en las instalaciones de su Fundación Mundial Rescatando al Inmigrante, en Elizabeth proclamó su inocencia argumentando que “nunca me he hecho pasar por abogada y jamás le he robado dinero a mis clientes”.

Así respondió Chávez, a la acusación que le formuló el jueves pasado la fiscalía del condado Union, por múltiples cargos de robo a través del engaño y practicar leyes sin autorización.

La mujer, de origen dominicano, que fue arrestada y dejada en libertad tras el pago de una fianza, dirige la fundación desde hace ocho años e indicó que tiene pruebas de que lo único que hacía es recibir los documentos de clientes, pero que era su abogado Chinemerem Njoku, el encargado de presentar los casos ante la corte.

Consultado el letrado al respecto, dijo que no comentaría sobre el caso en específico y que “probaré la inocencia de mi cliente en corte”.

Sobre la no devolución del dinero que argumenta la fiscalía, que la mujer se quedaba, ésta dijo que “tengo pruebas que en los casos concretos que la fiscalía está basando su caso, no tienen fundamento”.

De acuerdo a una investigación iniciada por el Fiscal de la Unidad Especial de la Fiscalía, Chávez se presentaba ante sus clientes como abogada y cobraba entre 80 a seis mil dólares.

Según la acusación, Chávez llenaba solicitudes en nombre de sus clientes de forma incompleta, indebida o carente del correspondiente arancel solicitado. Cuando la documentación era eventualmente rechazada y regresada con el reembolso del dinero, Chávez se guardaba para ella el dinero devuelto.

Ayer, varios clientes de Chávez se congregaron fuera de su oficina -de la Calle East Jersey de Elizabeth- portando carteles para mostrar su respaldo a la mujer.

Gioconda Toro, cliente de Chávez desde hace un año, reaccionó sorprendida de las acusaciones, recalcando que “durante el año que llevo como cliente, solo he pagado el costo de las solicitudes por un caso de deportación de mi hijo que me lleva esta institución”.