Limitan a pandilleros

Crean 'zona segura' de 400 manzanas en el barrio latino de Oakland

OAKLAND.- La Corte Superior de California autorizó el 21 de febrero que se restrinjan en un área de 400 manzanas (blocks), del distrito de Fruitvale, los movimientos de 35 presuntos pandilleros, quienes se suman a otros cinco previamente penalizados de manera similar.

Los 40 demandados por la fiscalía citadina están impedidos de mostrarse en sitios públicos en un área de dos millas cuadradas, entre las 10:00 p.m. y las 5:00 a.m.; y a cualquier hora, de reunirse con otros señalados en la orden judicial, vestir de rojo, así sea sólo una parte de la prenda que tenga ese color, o portar accesorios o ropa con los números 14 o 15 impresos.

El juez Robert B. Freedman, quien firmó la orden de restricción, encontró suficientes elementos en la acusación de la fiscalía para declarar que los 40 mencionados son miembros de la pandilla Norteños y que todos representan un riesgo para la seguridad pública.

La policía de Oakland es responsable de hacer valer el mandato judicial contra los Norteños.

Dentro del área restringida, si alguno de los 40 señalados es descubierto haciendo grafiti, o en posesión de materiales que sirvan para ese fin, con drogas o bajo el influjo de éstas, haciendo gestos que aludan a la pandilla, portando armas, así sean de imitación, vagabudeando o en propiedad privada sin permiso del dueño, serán detenidos y merecerán multa de 1,000 dólares y eventualmente cárcel hasta por seis meses.

El área restringida, denominada en la orden judicial como “zona segura” tiene como bordes, al Noreste, la avenida Brookdale; al Sur y al Este, la calle High; al Norte la avenida 21; y al Sur la avenida Alameda, última calle antes del canal de agua que separa Oakland de la isla de Alameda.Más: ElMensajero.com

La “zona segura” coincide casi como un calco con la zona postal 94601. En esa área postal, de acuerdo con el Censo, la mitad de los pobladores (49.6%) son latinos; al menos un tercio de las familias están por debajo de los índices de pobreza y, según un reporte presentado en 2010 por la agencia de bienestar social Unity Council, es también la zona con el mayor número de arrestos de jóvenes en Oakland.

“El fallo del juez es decepcionante, pero lo preveíamos”, comentó la abogada Yolanda Huang, quien defendió a los presuntos pandilleros. Explicó que Freedman anticipó sus intenciones al rechazar toda evidencia en prueba que los mandatos judiciales de este tipo “no funcionan y, de hecho, resultan dañinos para la comunidad”.

De acuerdo a la Coalición Alto a los Mandatos Judiciales (Stop de the Injunctions Coalition), el litigio de Fruitvale, que inició tan pronto la fiscalía citadina hizo pública su demanda, en octubre de 2010, ha costado a Oakland más de un millón de dólares.

Esos costos se incrementarán, advirtió la Coalición en un boletín de prensa, si algunos de los demandados apelan la decisión del juez -acción a la cual los indiciados tienen derecho durante los 30 días siguientes a la expidición del fallo.