Florida legisla para abolir la “esclavitud moderna”

El estado se encuentra entre los primeros tres con mayores casos de tráfico humano
Florida legisla para abolir la “esclavitud moderna”
El Aeropuerto Internacional de Miami cuenta con un programa de entrenamiento para que su personal identifique a las víctimas y sus captores.
Foto: Archivo

Miami, 2 de Marzo – El estado de Florida busca endurecer sus leyes contra el tráfico humano preocupado por una alarmante tendencia que le ha convertido en el tercer destino más popular de Estados Unidos para la “esclavitud moderna”.

Los legisladores quieren incrementar el castigo a quienes se dedican al contrabando de personas para la prostitución y la explotación laboral, elevando ese delito a primer grado, además de otras medidas que contribuyan a combatirlo.

La primera ley en la materia sancionada en 2004 clasificaba el tráfico humano como un delito de segundo grado.

Los representantes estatales, que aprobaron de manera unánime el proyecto de ley 7049 y que fue sometido a consideración del Senado, consideran que se deben intensificar las penalidades para proteger a los “ciudadanos más vulnerables del estado y asegurar que no sean presa del comercio de la esclavitud moderna”.

En el estado, el tráfico humano ha aumentado transformándose en un serio problema debido a la creciente población, su ubicación geográfica y el gran número de turistas que recibe cada año, según la Oficina de Información Pública de la Cámara de Representantes de la Asamblea Legislativa estatal.

“Florida está entre los tres estados con mayores casos de tráfico humano. Le decimos la ‘tormenta perfecta’ porque tenemos las playas que atrae el turismo y la gente entra en la comunidad, es una mezcla de nacionalidades tan bonita, pero al mismo tiempo las personas se pueden esconder”, dijo a Efe el portavoz de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de Miami, Néstor Yglesias.

En la zona de playas, apuntó, se observa mucho tráfico humano cuando se trata de camareras y personas empleadas en restaurantes que no saben que son víctimas de ese delito y trabajan “20 horas al día por un salario muy pobre”.

El crimen organizado está involucrado en ese delito, informó Yglesias.

El contrabando de personas para la explotación laboral y el tráfico de menores para fines sexuales a nivel local son los que predominan en el estado, de acuerdo con un informe del Centro para la Promoción de los Derechos Humanos de la Universidad Estatal de Florida (CAHR).

Según el CAHR los dos sectores de la economía donde el trabajo forzado parece prevalecer más son el área agrícola y el turismo.

“Tenemos una alta demanda de trabajadores agrícolas, los trafican, los ponen a trabajar en los campos pagándoles una miseria y sufren chantaje constante, les dicen que si no hacen el trabajo van a llamar a Inmigración”, informó el vocero de ICE.

El cofundador de la Coalición de Trabajadores de Immokalee, Lucas Benítez, aseguró a Efe que el tráfico se ha incrementado en los últimos años y es más violento.

“A las personas les piden precios exorbitantes para traerlos, extorsionan a sus familias, los ponen a trabajar de 14 a 16 horas, los mantienen en campos aislados con guardias armados y los golpean”, detalló el activista de esa zona agrícola del suroeste de Florida.

Las víctimas también son sometidas a varias formas de coerción psicológica, que el CAHR llama “las cadenas invisibles”, para mantenerlas bajo control de los traficantes- amenazas a sus familiares en sus países de origen o de deportación y deudas de servidumbre

Benítez dijo que su organización junto con el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha presentado ante tribunales federales varios casos de tráfico humano de trabajadores agrícolas.

“Tenemos a más de una decena de patrones tras las rejas por poner a personas en esta situación”, agregó.

Consideró positivo que la Asamblea Legislativa estatal apruebe proyectos que “protejan a las víctimas y esperemos que eso detenga a las personas que comenten este delito”.

Yglesias, por su parte, recalcó la importancia de que las víctimas tienen derechos en el país y deben acudir a las autoridades a denunciar su situación.

“El tráfico humano es una esclavitud moderna y nosotros queremos que las personas (víctimas de ese delito) se pongan en contacto con nosotros, ellos tienen protección, aplican para una visa T durante el proceso judicial y después de que eso termine tienen la oportunidad de solicitar la residencia y luego la ciudadanía”, enfatizó.

A la lucha contra el contrabando humano se ha unido también el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) con el lanzamiento de un programa de entrenamiento para su personal identifique a las víctimas y sus captores.

Este es el primer aeropuerto de Estados Unidos en implementar el programa.