Protestan por deportación de estudiante ejemplar

Daniela Peláez, de 18 años, de origen colombiano tiene un GPA de 6.72, muy alto

Miami.- Los estudiantes de una escuela secundaria de Miami protestaron la orden de salida voluntaria de su compañera Daniela Peláez, de 18 años, de origen colombiano, emitida por un juez de Inmigración.

Portando pancartas con el lema “No deporten a nuestro futuro”, “Justicia para Daniela” y “Paren las deportaciones”, los jóvenes manifestaron en los alrededores de la escuela Nort Miami Senior High en apoyo a Peláez.

“Estamos luchando por una niña que tiene un GPA de 6.72, muy alto, protestando porque el Gobierno decidió deportarle. Una niña representante de las aspiraciones de los sueños de todos nosotros inmigrantes en este país, pero con los mismos derechos de los ciudadanos nacidos aquí”, dijo el superintendente de la Junta Escolar, Alberto Carvalho.

Peláez dijo que no le parecía justa la decisión del juez emitida el lunes pasado porque ella no asumió la decisión de venir a Estados Unidos.

“No fue mi culpa y no pienso que me deberían castigar por eso. Amo ser colombiana, pero me siento más americana, he estado aquí toda mi vida”, declaró a periodistas en la manifestación.

Los padres de la joven, que quiere ser una cirujana cardiovascular, la trajeron a Estados Unidos cuando tenía cuatro años de edad.

Su abogada, Nera Shefer, informó que apelarán el fallo del juez que le fijó 30 días a la estudiante para que cumpla con la salida voluntaria, de lo contrario esa decisión se convertirá en una orden de deportación inmediata.

La apelación será presentada la próxima semana y mientras este recurso es analizado por un tribunal, Peláez no puede ser deportada.

Su caso movilizó a los congresistas cubanoamericanos de Florida, quienes enviaron cartas a las autoridades de Inmigración solicitando su intervención y destacando la necesidad de aprobar el proyecto Dream Act.

“Respetuosamente solicito que intervengan ante las agencias apropiadas para garantizar una acción diferida y una suspensión de la deportación de Daniela Peláez y su hermana Dayana”, pidió la legisladora Ileana Ros-Lehtinen a la Oficina de Relaciones con el Congreso de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

En la misiva detalló que la joven y sus hermanos llegaron a EE.UU. con sus padres en 1991, quienes se divorciaron y en 2006 su madre tuvo que regresar a Colombia debido a razones médicas.

“Daniela y su hermana han estado viviendo con su padre, quien es un residente estadounidense. El hermano de ellas sirve como miembro de las Fuerzas Armadas norteamericanas”, resaltó.

Ros-Lehtinen destacó que el caso de Daniela y otros en la misma situación demuestran la “urgente necesidad” de aprobar el Dream Act.

“El Congreso tiene que aprobar el Dream Act para que los jóvenes, como Daniela, puedan formar parte de nuestras fuerzas Armadas, asistir a la universidad y contribuir a esta gran y generosa nación. Existen muchos casos similares en nuestra comunidad y, en vez de causar tanta preocupación, podemos permitir que estos jóvenes logren sus sueños en forma legal”, dijo.

El representante David Rivera también envió una carta a la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Janet Napolitano, solicitando que emprenda las acciones que sean posibles “dentro de las regulaciones” establecidas por la administración del presidente Barack Obama para “detener la deportación de Daniela”. EFE