Es madre e intérprete

Lupe Ibarra Smith es activa en su distrito escolar
Es madre e intérprete
El no hablar inglés es una barrera para muchos padres latinos.
Foto: Archivo

Lupe Ibarra Smith está convencida de que cuando los padres se involucran en las escuelas los niños tienen una mejor educación académica.

Por ello, desde que llegó hace cuatro años a la John Muir Elementary School de Santa Mónica -como madre de gemelos autistas- se involucró en la Asociación de Padres y Maestros para niños especiales; asimismo, comenzó a participar en las reuniones de la Junta Escolar de Santa Mónica.

Como mamá activa, Ibarra observó que muchos papás latinos que no hablaban inglés no participar en los eventos de la escuela ni en las reuniones de padres.

Preocupada con esa situación, se unió al Comité Asesor de Aprendices de Inglés (ELAC) para motivar a los padres monolingües a organizarse y a atraer a todos los padres de los estudiantes inmigrantes.

“Lo hice porque me acordé que cuando yo era niña, mis papás poco se involucraban en mi escuela por no hablar inglés… y comenzaron a hacerlo cuando yo me convertí en su traductora”, explicó la madre mexicana, criada desde los siete años en Marysville, California, donde todavía sus padres labran el campo.

Con su motivación y decisión de ser un puente lingüístico entre los padres de habla hispana y los maestros, Ibarra ayudó a que los padres monolingües se sintieran bienvenidos en las escuelas del distrito escolar de Santa Monica y que fueran más activos en su comunidad.

“Los padres inmigrantes han tenido un cambio de 180 grados”, dijo. “Ahora hacen muchos trabajos voluntarios sin sentirse avergonzados por no hablar inglés y se organizan para defender los intereses de sus hijos ante la junta de educación [de Santa Monica]”.

“Los papás latinos quieren lo mejor para sus niños. Se preocupan por su educación. Ellos solo necesitan de un puente idiomático que los acerque a maestros y directores de escuelas”, agregó.

Fuera de ser intérprete voluntaria en el distrito escolar de Santa Monica, Ibarra opera su propia guardería y es directora ejecutiva de Kidz N Motion & Joy Foundation, que facilita un estudio donde se imparten clases de baile.

Además enseña danza folclórica y salsa a estudiantes que participan en los eventos de la comunidad y ofrece clases gratis de música a niños de kinder y primer grado.

Además de todas estas actividades, Ibarra ayuda a los padres con niños especiales a encontrar los servicios que requieren.

“Lo hago por mis hijos”, dijo con voz quebrada. “Porque sé lo que es sacar a estos niños adelante”.