Inicia el proceso de padres vs LAUSD

Caso Miramonte lleva al banquillo de los acusados a sistema escolar
Inicia el proceso de padres vs LAUSD
Como representante legal de 13 padres de familia, Luis Carrillo aseguró que busca justicia y cambios estructurales en el LAUSD.
Foto: Jorge Morales

Un abogado que representa a 20 estudiantes de la Escuela Primaria Miramonte, inició el proceso legal en contra del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) para compensarlos económicamente por el supuesto abuso sexual del que fueron víctimas por parte de uno de sus maestros.

Como representante legal de 13 padres de familia, Luis Carrillo aseguró que busca justicia y cambios estructurales dentro del LAUSD, el segundo distrito escolar más grande del país con alrededor de 700 mil estudiantes.

El reclamo por daños y perjuicios presentado ante el LAUSD es el primer paso para una demanda civil que podría provocar un gasto millonario a la educación.

– ¿Cuánto dinero va a pedir para las víctimas?

“Lo que se busca es justicia. No voy a responder a esa pregunta, porque mi objetivo es dar a conocer cómo se durmió el Distrito Escolar, la negligencia que cometieron, eso depende de un jurado y ni siquiera voy a tocar ese tema”, respondió a La Opinión tras ofrecer ayer una conferencia de prensa frente al LAUSD.

“En este reclamo, que es la antesala de la demanda, representamos a 18 niñas, 2 niños y 13 madres”, precisó.

Su staff legal entregó copias del reclamo presentado ante el LAUSD un día antes y que de no recibir respuesta, como es común en estos casos, dentro de 45 días puede presentarse la demanda en una corte.

En dichas copias se establece que desde 1990 el LAUSD había sido advertido de múltiples quejas en contra del maestro Mark Berndt, acusado de tomar fotografías a sus estudiantes vendados de los ojos, a quienes supuestamente daba de probar su propio semen en cucharadas.

“Todos los miembros del Distrito Escolar, del presente y del pasado, comparten esta responsabilidad, que por su negligencia tantos niños fueron víctimas de abuso”, mencionó Carrillo.

La inminente demanda, según expuso el abogado, servirá para que se hagan cambios estructurales en el LAUSD y los niños tengan mayor protección.

“Se ha confirmado que desde hace muchos años, desde 1990, el Distrito Escolar ya recibía quejas en contra de este maestro, en 1994 otro padre se quejó, en 2008 otro padre y una niña acusaron a Mark Berndt de fechorías, y a pesar de las múltiples quejas en contra de este maestro, el Distrito Escolar se durmió y no protegió a los niños, y por ende tenemos estas enormes tragedias”, agregó.

El LAUSD no ofreció comentario por tratarse de un asunto que puede derivar en una demanda.

Ayer mismo se dio a conocer que el programa de estudios para el cuarto grado en las escuelas primarias incluye una clase donde se permite vendar de los ojos a los estudiantes para desarrollar sus sentidos, pero dado el escándalo de la escuela Miramonte el LAUSD ha suspendido dicha clase.

Para el abogado Carrillo, la supuesta negligencia e irresponsabilidad del LAUSD en este caso lleva también una dosis de discriminación racial.

“Como la escuela está en una área predominantemente latina y quienes se estaban quejando eran latinos, el Distrito Escolar ignoró sus quejas”, acusó Carrillo. “Esto no hubiera ocurrido en otras áreas de Los Ángeles como Beverly Hills o Santa Mónica”.