Una lucha regional

Una lucha regional

El desafío del narcotráfico es un reto regional para las naciones de América Central y del Norte. Este mal que siembra muerte y terror sin respetar fronteras, solo puede ser combatido eficientemente con una estrategia global.

Ese fue el propósito de la gira que realizó hace unos días la secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, por Centroamérica, Panamá y México. Un recorrido que marcó las diferencias de cómo se vive este problema y las dificultades para enfrentarlo.

Desde la perspectiva estadounidense es una cuestión de mano dura en los países que producen drogas o son tránsito de los estupefacientes hacia el norte; mientras que para los latinoamericanos, el problema radica en la alta demanda de los consumidores de Estados Unidos y el tráfico de armas hacia el sur que alimenta un terrible nivel de violencia con sus ramificaciones. Un ejemplo de ellos fueron los recientes incidentes en prisiones de Honduras y México, sobrepobladas por reos como resultado de la violencia y el impacto del narcotráfico.

Estas son dos posiciones distintas que podrán tener en general la misma meta, pero las vivencias son muy distintas. Es difícil comprender realmente en este lado de la frontera el elevado costo en vidas humanas y el sufrimiento que se vive en Guatemala, Honduras, El Salvador y México. Por eso lo que se diga de ayuda y de colaboración de parte de Estados Unidos para un combate conjunto contra las drogas suenan vacías y poco creíbles.

Sin lugar a duda es necesario que Washington ayude a las democracias latinoamericanas en la lucha contra el narcotráfico, la violencia y la corrupción. Sin embargo, más que las palabras se necesitan hechos concretos de Estados Unidos para reducir la demanda de drogas, evitar el contrabando de armas y el lavado de dinero.

La visita de Napolitano a la región, como la que inicia hoy el vicepresidente Biden, son importantes. La comunicación es vital para enfrentar al narcotráfico donde todos las naciones involucradas tienen un papel que cumplir.