Celebran entrega de 200 armas ilegales en Puerto Rico

San Juan – El gobernador Luis Fortuño celebró hoy la buena marcha de la campaña de entrega de armas ilegales que circulan por las calles de Puerto Rico, campaña que se da en medio de la ola de violencia que azota a la isla caribeña.

Fortuño informó a través de un comunicado que en dos semanas de la llamada amnistía de armas se han recogido más de 200 pistolas y fusiles y casi 12,000 municiones, entregadas en un total de 103 iglesias y organizaciones sin ánimo de lucro que colaboran en la iniciativa.

“Los resultados de esta iniciativa hasta ahora sobrepasan los totales de entregas de armas bajo administraciones pasadas. Pero falta mucho por hacer. No estaré satisfecho hasta que logremos sacar todas las armas ilegales de nuestras calles”, dijo el jefe del Ejecutivo.

Explicó que el periodo de entrega voluntaria de armas finalizará el próximo 18 de abril y que se trata de una nueva oportunidad para aquellos que quieran dejar atrás la criminalidad.

Fortuño destacó que en los primeros 3 días del periodo de entrega voluntaria se recogieron 44 armas y 3.050 municiones, cifras muy por encima de amnistías llevadas a cabo en fechas anteriores.

En 2004, el Ejecutivo puertorriqueño puso en marcha un programa de entrega de armas de tres meses que resultó un fracaso y en el que solo se entregaron 12 pistolas y fusiles.

Fortuño adelantó que durante esta semana se espera certificar 35 iglesias adicionales para ser parte del esfuerzo de recogida de armas.

Las armas más utilizadas por los criminales en Puerto Rico son pistolas del fabricante australiano Glock y los fusiles AK-47 y AR-15, mientras que la munición preferente es de 9 milímetros.

En Puerto Rico se superan las 380,000 armas legales (según estimaciones de la prensa local), aunque es imposible conocer el número real de las que circulan por el país dada la facilidad con que llegan de forma ilegal vía Estados Unidos, según la Policía de la isla caribeña.

La criminalidad que golpea a Puerto Rico y el deseo de muchos ciudadanos de defenderse ha sido paradójicamente la razón por la que el Sistema de Verificación de Antecedentes Penales para la Compra de Armas del FBI registrase en los dos últimos años un incremento del 25 por ciento de solicitudes.

La campaña de amnistía ha coincidido además en el tiempo con la iniciativa del legislador del gobernante Partido Nuevo Progresista (PNP) Carmelo Ríos de promover un proyecto para liberalizar la posesión de armas en Puerto Rico.

El proyecto del Senado 2466, la Ley Constitucional de Armas de Puerto Rico, pondrá fin, en caso de aprobarse, a la supervisión por parte de la Policía de Puerto Rico del proceso de otorgamiento de permisos de armas.

El Departamento de Transporte y Obras Públicas (DTOP) se ocupará, en caso de entrar en vigor la norma, de la autorización de la licencia de armas.

El legislador esgrime para fomentar esta normativa que los puertorriqueños tienen que contar con el mismo derecho que el resto de ciudadanos estadounidenses para portar armas de fuego.

Alrededor de la web