Cuerpo sano, alma salvada

El entrenador Jimmy Peña plantea una rutina ligada a la fe
Cuerpo sano, alma salvada
Jimmy Peña (centro) propone ejercicios que están ligados con la vida espiritual.
Foto: Lionsgate

¿Qué relación hay entre la vida espiritual y una rutina de ejercicio?

Mucha, de acuerdo con la filosofía del entrenador mexicoamericano Jimmy Peña.

Según este fisiólogo, el cuerpo está directamente conectado con el espíritu y cuando se cuida de la salud del cuerpo a través de la alabanza de Jesús, se fortalece el espíritu.

“Mucha gente a diario dedica tiempo para alabar a Dios con una oración o una meditación y por qué no, dentro de esa misma alabanza, ofrecerle un programa de actividad física, como correr, caminar, montar en bicicleta… o seguir una rutina de ejercicios que sea toda una celebración de vida, de salud”, expresa el autor del best seller Prayfit (2010), quien recientemente puso en el mercado el video Prayfit 33-Day Total Body Challenge.

En este material, Peña centra su rutina de ejercicios diario en el número 33, que alude a los años de vida “que nos regaló Jesús”.

“Mi experiencia como fisiólogo y entrenador particular me ha demostrado que los músculos se tonifican rápidamente con una rutina de ejercicios de 33 minutos diarios, por 33 días consecutivos”, explica el residente de Los Ángeles, nacido en El Paso, Texas.

“Este es el tiempo también ideal para activar y mantener saludable el sistema cardiovascular. El ejercicio motivado en nuestra devoción en Jesús hace que seamos mucho más disciplinados y persuasivos en nuestro objetivo de tener cuerpos más saludables, fortalecidos en la fe”.

Artistas como Tyler Perry, Mario López y LL Cool J dan testimonios de que la teoría de Peña -el unir la actividad física con la alabanza a Dios- funciona bien.

“Una vez que comenzamos a movernos por celebrar la vida en Jesús, queremos movernos más. La energía espiritual nos lleva a seguir moviéndonos para dar nuestro máximo rendimiento en los ejercicios que nos motivan a hacer hoy un esfuerzo mucho mejor que el que hicimos ayer”, asegura el entrenador de 40 años.

De acuerdo con Jimmy Peña, el video Prayfit 33-Day Total Body Challenge ayuda a las personas de todas las edades, y con cualquier condición de resistencia física, “a crear hábitos duraderos que centran la buena salud como un medio de la alabanza a Jesús en la intimidad del hogar”.

En su rutina de ejercicios, el entrenador divide los 33 minutos en cuatro sets de ejercicios. Primero aparecen los movimientos que aceleran el sistema cardiovascular; luego los movimientos de resistencia; después los movimiento que dan flexibilidad y tonificación a los músculo; y, finalmente, los movimientos que dan equilibrio y fuerza a toda el área de la espina dorsal.

El video da la opción de seguir el entrenamiento físico con las palabras motivadoras de Peña -sacadas de los pasajes de la Biblia- o simplemente seguirlo con música.

Y para que toda la familia se una a los 33 minutos diarios de ejercicio, Jimmy Peña incluyó dentro del grupo de gimnastas que lo acompañan en su video a una persona (con camiseta azul) que ejecuta los ejercicios al rendimiento máximo y a otra (con camiseta amarilla) que los hace al rendimiento mínimo.

“[Prayfit 33-day] es para todo el mundo. No importa el nivel de experiencia que se tenga para hacer gimnasia. El reto es tener la voluntad de levantarse del sofá para mover el cuerpo durante 33 minutos, al mejor esfuerzo físico que se pueda”, dice.

Peña ideó su propuesta de quemar grasa a través de la alabanza a Jesús en 1999, como una respuesta al problema de obesidad que sufre la sociedad actual.

“Los niños y los adultos están sufriendo graves problemas de salud por la obesidad”, dice. “Por ello creé el método Prayfit, que con su motivación espiritual nos hace ser más disciplinados y constantes en nuestro sagrado deber de cuidar la salud de nuestro cuerpo”.

El método de Peña no está ligado a ninguna denominación religiosa. “Lo fundamental de Prayfit es ayudar a los individuos y sus familias a que se den cuenta que la salud es importante para Jesús y para la familia en todas las facetas de la vida”, concluye el entrenador y fisiólogo.