Nobel de Química confía en que ciencia una a EEUU y Cuba

El estadounidense Peter Agre se mostró ayer optimista con la posibilidad futura de que científicos de su país y Cuba puedan “trabajar juntos".

La Habana (EFE).- El premio Nobel de Química 2003, el estadounidense Peter Agre, se mostró ayer optimista con la posibilidad futura de que científicos de su país y Cuba puedan “trabajar juntos”.

Agre, que participa como invitado en el XXIX Congreso Internacional Biotecnología Habana 2012, impartió en la inauguración una conferencia y fue declarado “presidente de honor” del evento por sus organizadores del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

“He venido a Cuba para enseñar, pero también para aprender, para unirnos, para trabajar juntos”, declaró el bioquímico norteamericano a periodistas.

Agre, vicerector de ciencia y tecnología de la Universidad de Duke, en Dirham, Carolina del Norte, consideró que Cuba puede aportar al desarrollo de una vacuna para prevenir la malaria con investigaciones que podrían resultar “muy útiles” a otros países para combatir esa enfermedad, sobre la que él realiza estudios.

“Espero que los (científicos) norteamericanos y los cubanos podamos ser grandes amigos pronto”, subrayó aludiendo al conflicto político que mantienen los Gobiernos de Estados Unidos y Cuba desde hace más de 50 años y que impiden tales colaboraciones.

El congreso Biotecnología Habana 2012 está dedicado en esta edición al tema de las aplicaciones biomédicas y reúne a unos 600 participantes de 39 países, entre los que figuran Alemania, Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia, Suecia, España, Dinamarca, Reino Unido, Portugal, Argentina, Colombia y México.

Al acto de apertura asistieron el vicepresidente Jose Ramón Fernández, el ministro de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, José Miyar y el asesor del Consejo de Estado, Fidel Castro Díaz-Balart, hijo del expresidente Fidel Castro, y un grupo de invitados.

La agenda del encuentro científico, que concluirá el próximo jueves, incluye temáticas como las enfermedades infecciosas, la bioinformática y sistemas biológicos, nuevos enfoques terapéuticos en las enfermedades neurodegenerativas y terapias contra enfermedades como el cáncer.

El CIGB, una de las instituciones científicas líder de la isla, expondrá los avances en la producción de una vacuna profiláctica contra el dengue que controla la multiplicación viral.

También ha anunciado que presentará las novedades de los resultados de Cuba en el desarrollo de medicamentos contra la hepatitis B y C y proyectos de vacunas terapéuticas para tratar tumores de próstata y cérvicouterinos, hepatitis B y C y uno para el Sida, que comenzará estudios clínicos a mediados de este año.

La industria farmacéutica y biotecnológica ocupa el segundo lugar en las exportaciones del país y el CIGB obtuvo en los últimos dos años ingresos por más de $100 millones de la venta de sus productos que están registrados en 57 países, según datos de la institución.