LA VÍBORA

Pobre Eugenio Derbez. Cómo se nota que Hollywood le queda todavía muy grande al comediante. Y pensar que en México ya es casi un héroe nacional por los papelitos que le han dado en una que otra producción. Bueno, esto viene al caso porque fíjense que hace unos días, justo cuando se entregaron los Oscar, la película Jack & Jill, en la que participa Derbez, recibió 11 nominaciones a los premios Razzie. Para los que no saben, la Frambuesa de Oro, como se conoce en español, se entrega a los peores filmes del año anterior, y en esta ocasión el más desastroso, de acuerdo con el comité que vota en estos premios, fue Jack & Jill. Lo chistoso de todo esto es que Derbez lamentó amargamente que los “críticos” la hayan juzgado tan duramente. Lo que no sabe Derbez es que los que otorgan los Razzie no son críticos, sino gente como tú o como yo que tras un sencillo trámite puede ser miembro del comité que otorga el galardón. O sea que peor aún: no fueron especialistas los que consideraron a Jack & Jill un fiasco, sino gente común y corriente que no necesita de grandes dotes para determinar que un filme no sirve. Por cierto, muchos de los nominados a este premio, que sí conocen Hollywood y que saben tomar estas nominaciones con humor, han ido a recoger su Razzie; en una ocasión lo hizo Sandra Bullock y en otra Halle Berry. Esa, señores, es la diferencia entre un actor que conoce Hollywood y otro que todavía sigue deslumbrado y atarantado con sus estrellas.

¿Y qué onda con… PAQUITA LA DEL BARRIO? Ay, tan bien que me caía Paquita, si no fuera porque cada vez se empeña en demostrar que lo que tiene de llorona lo tiene de tonta. ¿Se acuerdan cómo metió la pata hace un tiempo cuando dijo que pobrecitos de los niños que fueran adoptados por parejas gay? Pues esta semana se echó otra de antología. Dijo que en México hace falta alguien con muchos productos de gallina -claro que ella sí dijo la palabra que por razones obvias yo no puedo reproducir- para gobernar. Cuando le preguntaron que quién era su gallo, dijo que no tenía, pero que no creía que Josefina Vázquez Mota, la candidata del Partido de Acción Nacional -la única mujer en la contienda presidencial-, no podría con el paquete, porque “si no puede un hombre… qué esperamos de ella”. ¿Quién entiende, pues, a Paquita? Si los hombres son inútiles, ratas de dos patas, animales rastreros, culebras ponzoñosas, aún así cree que son mejores para gobernar que las mujeres? Seguro que la cantante ni idea tiene del importante número de señoras que en los últimos años han estado al frente de gobiernos de varios países. Claro, sería mucho pedir que leyera los diarios, aunque sea de vez en cuando. Entonces se daría cuenta que de Chile, Brasil y Argentina, por mencionar algunos países, han tenido o tienen mujeres como presidentas. Si han sido buenas o malas es otro asunto; el caso es que si han sido elegidas por la mayoría por algo será. Pero eso es muy distinto a decir que si los hombres no pueden menos una mujer. Ay, Paquita, ¿cuándo vas a entender que el poder de nosotras no radica en los brazos o en las armas? Nuestro poder es la inteligencia, Paquita, la in-te-li-gen-cia. Pero tú nos están haciendo quedar mal, muy mal, Paquita…