Reunión de la discordia

Países de Alba podrían boicotear la Cumbre de las Américas por exclusión de Cuba

WASHINGTON, (EFE).- Los dimes y diretes de los participantes a la Cumbre de las Américas no se hicieron esperar luego de que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anfitrión del encuentro, resolvió no invitar a Cuba.

En esta capital, Mike Hammer, subsecretario interino de Asuntos Públicos del Departamento de Estado, dijo que estaban confiados en el éxito de la reunión. “Esperamos ver una muy buena participación en la Cumbre. La mayoría de líderes de la región ven el gran mérito que tienen estas reuniones”, dijo el funcionario.

Por su lado, en Bogotá, capital de Colombia, el gobierno de Cuba culpó a Estados Unidos de no haber sido invitado a la Cumbre que se llevará a cabo en ese país durante el mes de abril. La negativa a invitar al país antillano, generó una reacción de solidaridad de parte de los países miembros de la Alianza Bolivariana (ALBA).

El Consejo Político de la ALBA indicó que “seguirá estudiando” la situación, según un comunicado oficial venezolano, que además alude a la “posición histórica” del presidente Hugo Chávez en contra de la “exclusión” de Cuba de las llamadas Cumbres de las Américas.

Aunque el presidente colombiano aseguró que había encontrado “comprensión” de parte de las autoridades de Cuba, ayer el canciller cubano, Bruno Rodríguez, arremetió contra lo que definió como “la crónica de una exclusión anunciada”, de la que culpó exclusivamente al gobierno de Barack Obama. “Es la misma historia de siempre, nada ha cambiado”, aseguró.