‘Caso cerrado’ refleja la vida

El programa de Ana María Polo cumplirá 11 años en abril

Guía de Regalos

HIALEAH, Florida.- La doctora Ana María Polo no dejará el martillo de juez y tampoco la televisión para usar botas y cantar música regional mexicana.

Lo único que la jueza quiere es grabar un dueto con Gerardo Ortiz, el cantante de narcocorridos.

La canción en la que ella quiere que colabore el popular cantautor sinaloense tampoco será para un disco, sino para que sea el tema principal de su programa de televisión Caso cerrado.

“Quiero hacer el corrido pero lindo, lindo, lindo, así que mándenle un mensajito a Gerardo Ortiz para que me eche una manita para Caso cerrado corrido style“, dijo entre carcajadas Polo en su set de grabación.

La conductora cubana ya grabó el tema en otro ritmo mexicano y de manera solitaria.

“Lo hice en ranchera ya. Ya lo están haciendo mixing y masterizando. Estudié a Ana Gabriel, Alejandro Fernández, cómo ondulan sus voces, como hacen la cadencia de las palabras, porque creo que es importante. No creo que lo hice como si fuera una mera mexicana pero lo sentí rico y de eso se trata”, comentó adelantándose a las posibles críticas que enfrentará cuando se estrene la canción.

Estas expresiones musicales la han ayudado a contrarrestar el estrés que le causa, en ocasiones, el tratar los delicados temas legales que se presentan en su programa. En este, la graduada del programa de doctorado en leyes de la Universidad de Miami, utiliza sus conocimiento y sus más 20 años de experiencia como abogada para resolver conflictos entre las personas.

“Yo soy abogada y mediadora. El mediador tiene que funcionar con poca información para no sentirse prejuiciado con ninguno de los hechos en el caso”, expresó.

Enfatizando que su programa no tiene un guión y que solo conoce los temas minutos antes de iniciar a grabar, dijo su conocimiento legal le permite tomar una decisión con la que no solo decide un caso, sino que desea informar al público hispano sobre las leyes de este país.

“Yo siento la necesidad de llevar los temas de manera que el público entienda”, dijo sobre lo que trata de hacer en cada episodio.

Con franqueza, reconoció, que más de un caso que se ha presentado en su show es falso.

“Hay días que los echo. Si el descaro se me hace demasiado o un insulto a mí o al público, los puedo echar, los echo. Hay días que noto y digo: ‘Eso es tremenda mentira que me está echando esta gente pero este tema es muy interesante y representa unas leyes que están afectando a esta población en cierto estado’. Y hago el caso y cuando voy a dar la decisión; les digo: ‘Ustedes para mí son tremendos mentirosos”, dijo con su inconfundible voz fuerte.

Aunque ha tratado temas difíciles, como el deseo de una persona con cáncer y a punto de morir, no todo lo que ha vivido en los 11 años que cumplirá el show en abril es triste.

“Gracias a Dios que el programa refleja mucho de lo que es la vida y la realidad, porque si todo fuera tristeza, no pudiéramos aguantar la depresión. Ha habido casos aquí que me he cag… de la risa y no aguanto y no puedo aguantarme, y digo, ‘¿cómo puedo poner una cara seria?’… Y creo que eso es parte del éxito”, concluyó, quien también participa en ferias de salud, como a la que asistirá este fin de semana en el centro de Los Ángeles.