Japón recuerda un año del tsunami

Japón se prepara para conmemorar hoy el primer aniversario del tsunami del 11 de marzo, con los planes urbanísticos de reconstrucción y el futuro de unos 300.000 desplazados del arrasado noreste aún sin definir.

Guía de Regalos

Japón recuerda un año del tsunami
Supervivientes del instituto Shichiogo rezan por las víctimas del tsunami en Arahama en Sendai, prefectura de Miyagi, en Japón.
Foto: EFE

Ishinomaki – Japón se prepara para conmemorar hoy el primer aniversario del tsunami del 11 de marzo, con los planes urbanísticos de reconstrucción y el futuro de unos 300.000 desplazados del arrasado noreste aún sin definir.

Todas las ciudades costeras de las provincias nororientales de Iwate, Miyagi y Fukushima celebrarán memoriales en honor de los casi 20,000 muertos y desaparecidos que dejó la catástrofe y se unirán en un minuto de silencio a las 14.46 hora local, la misma a la que tuvo lugar el seísmo.

Lo mismo sucederá en Tokio, donde se ha convocado una gran ceremonia en la que participarán, entre otros, el emperador, Akihito, y el primer ministro, Yoshihiko Noda.

Las ciudades más golpeadas por el desastre, como Onagawa o Ishinomaki, vieron aumentar la llegada de autobuses con visitantes de diversos puntos del país que planean acudir a los actos oficiales, pese a las posibles nevadas y temperaturas bajo cero que se esperan en la zona.

Otros, con algún familiar entre los fallecidos, se desplazaron a la región para participar en los ritos que casi todos los templos y santuarios del noreste tienen previsto organizar en honor de las víctimas del 11 de marzo.

En medio del trajín vinculado al aniversario, muchas localidades continuaban con la limpieza de escombros, ya que se calcula que de los cerca de 22 millones de toneladas de residuos que dejó el tsunami quedan aún por recoger más de 6 millones.

En el caso de Ogatsu, los pocos vecinos que quedan en esta villa pesquera donde murieron unas 200 personas pudieron contemplar finalmente la retirada de un autobús volcado sobre el techo de un centro deportivo que se había convertido en la triste estampa del lugar durante casi un año.

Sin embargo, retirar hasta el último de los escombros no bastará para aclarar el destino de los 330,000 evacuados que viven aún repartidos en casas temporales y pisos de alquiler en todo el noreste nipón.