Pueden criticar, pero no ofender

Brasil da por finalizado el problema con la FIFA, pero insiste en el respeto

Guía de Regalos

RÍO DE JANEIRO, Brasil (EFE).- Brasil acepta las críticas de la FIFA por posibles atrasos en las obras del Mundial que el país organizará en 2014, pero no puede admitir ofensas, afirmó ayer el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros.

“Brasil acepta críticas, pero no el uso de determinadas expresiones y vocabulario”, dijo el ministro tras considerar superada la polémica que enfrentó al Gobierno y al órgano rector del futbol mundial por unas declaraciones del secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, que Brasil consideró “ofensivas”, pero por las que ya aceptó disculpas.

Rabelo, que el jueves aceptó las disculpas de la FIFA y anunció un encuentro entre la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y el presidente de la entidad, Joseph Blatter, en una fecha por determinar, agregó: “No tuvimos un conflicto de intereses, sino un conflicto por una expresión que la buena educación no recomienda”.

Valcke criticó la semana pasada en Londres los atrasos en las obras para el Mundial y dijo que Brasil debería recibir “una patada en el trasero” para comenzar a trabajar.

Un día después, Rebelo anunció que el Gobierno no reconocería más a Valcke como “interlocutor” para los asuntos relacionados con el Mundial, lo que reiteró después en una carta dirigida a Blatter.

“No sé si el secretario [de la FIFA] viene al encuentro que la presidenta tendrá con Blatter, pero la intención del gobierno es seguir trabajando con todas las organizaciones responsables por el Mundial”, aseguró Rebelo al ser preguntado sobre si Valcke será o no admitido como interlocutor.

“Él es el interlocutor de la FIFA. La decisión ahora está en la cancha de la FIFA. Esperaremos las cartas”, agregó el ministro al transferirle a la entidad la responsabilidad de definir si Jerome Valcke seguirá siendo su representante ante Brasil.

Rebelo aseguró que Brasil tiene gran respeto por la FIFA y descartó que la entidad pueda imponer durante el Mundial normas que violen la soberanía de Brasil.

“La FIFA es una entidad centenaria que tiene más miembros que la propia ONU, y consigue resolver problemas que la ONU no ha logrado. La FIFA, por ejemplo, puede unir a Israel y Palestina, pero no considero que la FIFA vaya a ocupar Brasil durante el Mundial”, dijo.