Revisan técnica de perforación petrolera

Investigadores encontraron un vínculo con una serie de temblores

Guía de Regalos

WASHINGTON, D.C. (EFE).- Las autoridades de Ohio confirmaron el vínculo entre una nueva técnica de extracción de hidrocarburos, conocida como fractura hidráulica, y varios sismos registrados en el estado a finales del año pasado, por lo que anunciaron normas mucho más rígidas para permitir esta actividad.

Una decena de terremotos afectaron el pasado diciembre la zona, por lo que el estado de Ohio impuso en enero una moratoria parcial para esta controvertida técnica de extracción, conocida como ‘fracking’ y que inyecta a presión líquido para mejorar la extracción de gas y petróleo del subsuelo.

El Departamento de Recursos Naturales de Ohio aseguró hoy en un comunicado que “los reguladores y los geólogos encontraron una serie de circunstancias concurrentes que indican firmemente que los terremotos en la zona de Youngstown fueron inducidos”, en concreto, por el líquido inyectado por una compañía extractiva.

El endurecimiento de la normativa para llevar a cabo estas extracciones supone un marco de control de los más “severos” de los EEUU, según calificaron las autoridades del estado.

Se prohibirá perforar pozos en ciertas condiciones geológicas, se demandará un detallado informe de la situación de la zona a explotar y se exigirá la instalación de una serie de instrumentos para controlar en todo momento el proceso de extracción.

Estas directrices se plasmarán en la presentación de datos sobre la existencia de fallas geológicas cerca del pozo propuesto, la realización de una medición de la presión antes de la inyección inicial, la instalación de un sistema de monitores que transmitan datos y de un sistema automático de cierre del sistema en caso de emergencia, entre otras medidas que serán adoptadas.

El director del Departamento de Recursos Naturales, James Zehringer, subrayó que “Ohio ha desarrollado un nuevo conjunto de normas reguladoras que posiciona al estado como líder nacional en seguridad respecto a los residuos tóxicos”, según recogió el comunicado.

De la decena de terremotos en Ohio el pasado diciembre, el más fuerte tuvo una magnitud de 4 grados en la escala Richter el día de Nochevieja.

La fractura hidráulica se realiza inyectando agua, arena y productos químicos para romper vetas de gas o petróleo y facilitar su extracción, mientras que los residuos tóxicos quedan almacenados en el subsuelo.

La posibilidad de extraer hidrocarburos de yacimientos que antes se consideraban demasiado caros de explotar ha supuesto un tirón económico en estados como Ohio, Arkansas, Texas y Dakota del Norte, donde a pesar de las advertencias de las entidades ecologistas sobre los efectos de estos métodos en el medio ambiente, se sigue utilizando la técnica.