Último intento por licencias de conducir

El asambleísta demócrata Gil Cedillo espera que la última sea la vencida

Guía de Regalos

Último intento por licencias de conducir
Aproximadamente dos millones de inmigrantes indocumentados de California podrían beneficiarse si pasa la propuesta esta vez.
Foto: Archivo

SACRAMENTO.- No ha sido uno, ni dos, ni tres, sino diez los intentos que ha hecho el asambleísta demócrata de Los Ángeles, Gil Cedillo para que los aproximadamente dos millones de inmigrantes indocumentados de California tengan una licencia de conducir.

Este año Cedillo va por su onceavo intento y último porque el tiempo se le acaba en la legislatura para noviembre cuando deberá dejar su escaño.

Para junio volverá a presentar el proyecto de ley de licencias de conducir, aunque esta vez sus posibilidades no sean muchas ya que el gobernador Jerry Brown cuando estuvo como procurador siempre se opuso y como candidato al cargo también lo reiteró. “No a las licencias si al Dream Act”, dijo una y otra vez durante su campaña para gobernador en 2010.

Gil Durán, portavoz del gobernador Brown dijo que éste piensa que “una reforma amplia de migración es la respuesta y no está de acuerdo en un acercamiento gradual”.

Pero a pesar de la oposición mostrada por Brown contra las licencias de manejo, aún hay confianza.

La Opinión solicitó a Cedillo comentar sobre las expectativas para este año y éste contestó a través de Dan Savage, su brazo derecho y jefe de equipo que: “Si fuera otro gobernador diría que no hay ninguna posibilidad porque la razón principal por la que las licencias de conducir para indocumentados no se han hecho realidad, se debe a gobernadores no dispuestos a firmar”.

Savage agregó: “Al final del día, Brown ha apoyado mucho a la comunidad latina; y basado en sus acciones, vemos posibilidades”.

Las diez veces que Cedillo ha presentado el proyecto de dar licencias de manejo, desde 2009, ha vencido todos los obstáculos en la legislatura y llegado al escritorio del gobernador.

Según fuentes cercanas, la estrategia para este año, es antes de presentar la medida en junio próximo, lograr un consenso con los grupos que se oponen, jefes de policía, alguaciles, fiscales y la organización Madres en contra de Manejar Ebrio (MADD), así como la Asociación Estadounidense de Automovilistas (AAA).

Un proceso muy similar al que se siguió el año pasado con la ley que prohíbe el decomiso de los autos de los inmigrantes indocumentados que no estén ebrios en los retenes de sobriedad.

Un punto a favor de Cedillo es que el jefe de la Policía de Los Angeles (LAPD), Charles Beck quiere que el gobierno estatal vuelva a otorgar licencias de manejo a quienes carecen de estatus migratorio. Así como Joe Baca, el jefe del Sherif de Los Ángeles y el propio alcalde de Los Ángeles, Antonio Villarraigosa.

Algunos líderes han comenzado a prepararse y poner sus ojos en otros legisladores para que retomen el proyecto de licencias de manejo en caso de que Cedillo no lo logre este año.

Un grupo de activistas hispanos de la Bahía de San Francisco, inmigrantes de varios países de Latinoamérica vinieron a entrevistarse con el asambleísta demócrata de Cathedral City, Manuel Perez y le pidieron considerar tomar en sus manos el anhelado sueño de las licencias de manejo por si al demócrata de Los Ángeles no lo alcanza el tiempo.

“Los legisladores latinos deben fajarse las pantalones para poner presión al gobernador Brown, de otra manera no habrá licencias de nuevo para los inmigrantes indocumentados”, dijo Miguel Araujo, uno de los activistas que estuvo en el Capitolio.