Polémica de la circuncisión salpica a la comunidad hispana

La reciente muerte de un niño que contrajo herpes durante una práctica religiosa judía ortodoxa ha provocado un debate no sólo sobre el ritual en esa comunidad, sino también sobre la circuncisión como tal: ¿Aún es necesaria?
Polémica de la circuncisión salpica a  la comunidad hispana
El bebé se contagió de herpes durante una ceremonia religiosa de circuncisión realizada en el Hospital Maimonides.
Foto: Archivo

NUEVA YORK – La reciente muerte de un niño que contrajo herpes durante una práctica religiosa judía ortodoxa ha provocado un debate no sólo sobre el ritual en esa comunidad, sino también sobre la circuncisión como tal: ¿Aún es necesaria?

El procedimiento, que consiste de una corte en el prepucio de los varones recién nacidos por motivos de salud e higiene, se ha hecho cada vez más común en la comunidad latina a medida que los hispanos buscan integrarse a la sociedad estadounidense.

Para Juan Laje y su pareja, originarios de Ecuador, la decisión de no hacerle la circuncisión a su hijo se tomó en el momento en que nació. “Le preguntamos al médico si habría algún problema al no hacérselo y nos dijo que cualquier cosa el joven podría hacerlo en el futuro”, comentó Laje.

Para Stephanie Viera y su esposo Juan Díaz, el factor más importante fue la experiencia de su papá, a quien le realizaron una circuncisión cuando nació. “Fue algo que su papa decidió”, afirmó Viera. “Hemos escuchado las historias de personas a quienes no se les había hecho, que tuvieron que hacerlo siendo adolescentes o adultos, y no quisiéramos que pasara lo mismo con nuestro hijo”.

Idian Aponte, puertorriqueña de El Bronx, está embarazada con su segundo hijo y dice no tener sentimientos muy fuertes acerca de la circuncisión. Sin embargo, asegura que está pensando pedir que se le haga a su bebé si el parto transcurre sin complicaciones.

“Con mi primer hijo el embarazo fue muy difícil y hubo muchas complicaciones en el parto”, dijo. “Si en mi primer parto hubiera sido más fácil, creo que hubiera pedido que se le hiciera”, citando como motivo principal los potenciales beneficios para la higiene.

“El consejo que ofrezco a mis pacientes es que no importando la decisión que tomen, el procedimiento es seguro e higiénico porque se trata de una operación menor que siempre se lleva a cabo bajo supervisión médica”, afirmó Gina Zuniga, ginecóloga-obstetra de Kearny, Nueva Jersey.

El tema ha cobrado relevancia para las familias hispanas que enfrentan la posibilidad de que su hijo pueda ser juzgado como diferente de los demás.

“Las circuncisiones no son tradicionales en la comunidad latina”, afirma Constantino Fernández, de origen nicaragüense y profesor de ginecología y obstetricia en la universidad de Rochester, Nueva York. Sin embargo, “a medida que las comunidades se adaptan a las normas culturales de este país, el procedimiento se ha hecho cada vez más común”.

La circuncisión se llevaba a cabo en la mayoría de los varones recién nacidos en los Estados Unidos desde los años cincuenta, por motivos de salud y higiene. Sin embargo, en 1999 la Asociación Médica Estadounidense afirmó que los posibles beneficios no justificaban la práctica rutinaria de la circuncisión.

Por un lado, el consenso médico informa que la circuncisión puede traer ciertos beneficios, asegura Zuniga, sobre todo en la prevención de infecciones en el tracto urinario que son comunes durante el primer año de vida.

No obstante, estas complicaciones se pueden evitar a través de la educación y el cuidado del higiene masculino, afirma la Asociación Médica Estadounidense y la Academia Americana de Pediatras.

A nivel nacional, el porcentaje de hombres nacidos en EE.UU. que tuvieron la circuncisión posteriormente al nacimiento bajó del 85% en 1965 a 57% en 2005, según las encuestas National Health and Social Life Survey y el National Hospital Discharge Survey.

Sin embargo, algunos médicos en la comunidad hispana creen que los beneficios del procedimiento.

“Las circuncisiones podrán bajar la incidencia de enfermedades sexuales y hasta el cáncer en los hombres”, afirmó el doctor José Castro, médico del hospital de la universidad de Miami, y co-autor de un estudio sobre los estereotipos sobre la circuncisión en la cultura latina. “La barrera principal es la falta del conocimiento”.