Rodados al cuadro

Ervin Santana mantuvo su dominio ante los Rangers, al permitir una carrera en más de cinco innings, ayudando a que los Angels de Los Ángeles vencieran ayer por 3-2 en el segundo partido consecutivo frente a los campeones de la Liga Americana en esta pretemporada.

“No estoy tratando de cambiar las cosas”, dijo Santana, quien tiene balance de 12-9 en 24 aperturas de por vida frente a los Rangers.

“Sigo mi rutina de siempre, usando todos mis lanzamientos de los que dispongo y haciendo ajustes a estas alturas de las prácticas”, agregó Santana.

Santana, que dio un boleto y ponchó a dos, permitió que se le embasara al menos un bateador en cada innings, pero mantuvo en blanco a los Rangers hasta que en primerosmantuvo sin carrera a los Rangers hasta que Ian Kinsler le descargó su tercer jonrón de la temporada al inicio del quinto episodio.

El cubano Kendrys Morales sacó un hit en tres turnos y produjo una carrera antes de ser reemplazado por un corredor emergente en el sexto episodio.

Morales, quien jugó por tercer día seguido después de perder toda la temporada 2011 por una lesión en el tobillo, recibió una ovación de pie de la fanaticada congregada en el Diablo Stadium de Tempe, Arizona, cuando regresó al dugout de los Angels.

El mexicano Alfredo Aceves permitió nueve carreras y 10 hits en apenas tres innings en la derrota de un equipo de los Medias Rojas de Boston por 10-5 ante los Filis de Filadelfia.

Aceves, quien compite por uno de dos sitios vacantes en la rotación de Boston, toleró jonrones solitarios de Pete Orr, el venezolano Freddy Galvis y el panameño Carlos Ruiz, y también regaló una base por bolas, envió un lanzamiento descontrolado y le golpeó a un bateador.

El venezolano Freddy García lanzó hasta el quinto inning, Raúl Ibáñez pegó su primer vuelacercas con los Yanquis y Nueva York superó 4-2 a los Tigres de Detroit en partido de 10 innings.

García, que busca ocupar el quinto sitio en la rotación de los Yanquis, salió al terreno por primera vez desde que se golpeó la mano hace 10 días.

Trabajó poco más de cuatro entradas, en las que concedió un imparable, ponchó a cuatro y regaló dos bases por bolas.

James McDonald mantuvo a Houston sin hits hasta el sexto episodio, pero en el décimo los Astros anotaron una carrera sucia y vencieron 5-4 a los Piratas de Pittsburgh.

McDonald retiró a 16 de los primeros 17 bateadores que enfrentó -el mexicano Juan Castro se embasó por un error en el tercer inning- hasta que Travis Buck rompió su bate al pegar un sencillo al jardín central con un out en la quinta entrada.