Breves de espectáculos

El estadounidense que se infiltró en el correo electrónico de la actriz Scarlett Johasson e hizo públicas fotos privadas de la artista se declaró culpable en un juicio que podría llevarle a prisión o suponer el pago de una onerosa multa.

Christopher Chaney, de 35 años, admitió los nueve cargos que se le imputan por acceder a las cuentas de correo electrónico de medio centenar de famosos, entre ellos Scarlett Johansson, a la que sustrajo fotos en actitud íntima que posteriormente envió a páginas web que las publicaron.

El hombre, desempleado y residente en Jacksonville (Florida), accedió a los correos electrónicos de celebridades del mundo de espectáculo, entre ellos la cantante Christina Aguilera Y la actriz Mila Kunis.

Chaney se infiltró en los mensajes privados a través de las opciones para recuperar una contraseña olvidada y analizando y comprobando la información personal disponible en internet.

El acusado, que está en prisión preventiva, escuchará su sentencia el 23 de julio, que podría condenarle a hasta 60 años de prisión o al pago de una multa millonaria, así como compensaciones por cada uno de los artistas cuya privacidad fue violada.

Los siete títulos que conforman la exitosa saga Harry Potter, creada por J.K. Rowling, salieron ayer por vez primera a la venta en formato electrónico en la plataforma web Pottermore, creada por la autora para compartir material inédito con los seguidores del joven mago.

De momento, los siete títulos sólo están disponibles en inglés, aunque según la página pronto ofrecerán las traducciones al francés, italiano, alemán y español, que se podrán leer en un amplio abanico de dispositivos, como libros electrónicos, tabletas y teléfonos celulares.

El director ejecutivo de la web, Charlie Redmayne, que en el pasado trabajó para la editorial Harper Collins, señaló a la web The Bookseller que este lanzamiento supone un “gran día” para la marca que representa.

Con más de 400 millones de ejemplares vendidos en cerca de 200 países, Harry Potter ha batido todos los récords desde 1998. En julio de 2007, el final de la historia se convirtió en el libro más demandado en sus primeras 24 horas, despachándose 8.3 millones de copias sólo en Estados Unidos.