Revisión de deportaciones en LA es baja

Desde enero de este año, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha revisado cerca de 23,000 casos de deportaciones pendientes en Los Ángeles. Menos de la mitad del total para esta zona.
Revisión de deportaciones en LA es baja
La congresista Judy Chu.
Foto: Archivo / La Opinion

WASHINGTON, D.C.- Desde enero de este año, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha revisado cerca de 23,000 casos de deportaciones pendientes en Los Ángeles. Menos de la mitad del total para esta zona. De ellos, alrededor de 200 han recibido cierre administrativo. La cifra podría subir a cerca de 2,000, dependiendo de la revisión de antecedentes en proceso.

Una reunión celebrada hace dos semanas en la oficinas de la congresista Judy Chu (D-CA), congregó a legisladores, organizaciones de derechos civiles y oficiales del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE).

Aunque la agencia no ha entregado estadísticas locales sobre la revisión de 300,000 casos de deportaciones pendientes, los funcionarios detallaron los números para Los Ángeles en el encuentro, según explicó a La Opinión la directora ejecutiva de CHIRLA, Angélica Salas.

“California es la zona con el mayor número de casos. Entre Los Ángeles, San Diego y San Francisco tenemos alrededor de 85,000 deportaciones pendientes. Cuando nos entregaron los números les dijimos de inmediato que son aceptables. Están aplicando el criterio de discreción procesal de manera equivocada”, insistió Salas.

Las cifras locales indican que hasta ahora, sólo un 0.3% de los casos han evitado deportaciones. Un índice que podría crecer a 3.7%.

“Si no conseguimos que esto cambie, va a llegar junio, nos van a decir que la revisión se cerró y tendremos un 1% de los casos con cierto tipo de alivio administrativo. Eso no es posible”, agregó Salas.

Diversas fuentes en el Congreso confirmaron a La Opinión los números entregados en la reunión, sin embargo, ICE no realizó comentarios al respecto. “No hemos entregado estadísticas específicas para California, sólo a nivel nacional”, explicó la vocera de la agencia, Bárbara González.

A principios de enero, el gobierno comenzó la revisión de deportaciones. Caso a caso se puso la meta de examinar 300,000 expedientes, bajo el criterio de prioridades aplicado por DHS, que privilegia la remoción de personas que han cometido delitos.

Para aquellos que no tienen antecedentes penales, llevan varios años viviendo en el país y tienen fuertes lazos de familia, se abrió una esperanza de recibir un cierre administrativo de sus casos.

Esto no entrega ningún tipo de estatus migratorio, pero les permite a las personas permanecer en el país por un periodo de uno o dos años, sin correr el riesgo de ser deportados.

A principios de marzo, el director de ICE, John Morton, declaró en el Congreso que a nivel nacional, se habían revisado 142,000 casos y que de ellos, 1,500 recibieron un cierre administrativo. Funcionarios de DHS insistieron en que la cifra se podría elevar a 13,000.

La indignación de diversos grupos proinmigrante ha crecido a nivel privado y público a medida que el gobierno ha entregado sus evaluaciones preliminares. Varios activistas y líderes de organizaciones de derechos civiles se han expresado con frustración respecto al proceso. “ICE continúa utilizando un análisis de ‘talla única’ para la revisión de los casos y la secretaria de DHS parece estar contenta con este enfoque”, declaró Isabel Vinent, directora de Florida Immigrant Coalition.

“Su posición amenaza con socavar de nuevo, otra promesa del presidente Barack Obama a los latinos y comunidades inmigrantes, en un año de elecciones”, agregó.

“Estamos llamando a la secretaria (Janet) Napolitano a demostrar real liderazgo en la implementación de este programa. ICE y DHS no pueden continuar operando sin responsabilidad”, aseguró Petra Falcon, directora ejecutiva de Promise Arizona.

Por otro lado, en el Congreso legisladores republicanos han cuestionado fuertemente a la Administración por la revisión de deportaciones pendientes, calificándola como una “virtual amnistía”.

Más aún otras medidas, como el nuevo manual de estándares sobre detención, diseñado por ICE, también han recibido fuego cruzado. Hoy, de hecho, una nueva audiencia del comité judicial de la Cámara de Representantes, analizará la medida, bajo el título de “Holiday on ICE”.