Breves de Los Ángeles y California

Los agentes de homicidios de la oficina del sheriff del Condado Los Ángeles reanudaron su exhortación al público en busca de ayuda para resolver el asesinato de una adolescente ocurrido hace diez años.

Debido a contar con nuevos testigos, los detectives celebraron una conferencia de prensa el viernes en la sede central del Departamento del Sheriff a fin de mostrar bocetos de dos hombres desconocidos y la fotografía de un miembro de una pandilla que se encuentra fugitivo a quien se considera de interés en relación con el asesinato de Brenda Sierra, una adolescente de 15 años.

Se cree que Brenda fue secuestrada por miembros de una pandilla del Este de Los Ángeles cuando caminaba a la escuela. El 19 de octubre de 2002 se encontró su cuerpo en las Montañas San Bernardino.

– Una mujer de Los Ángeles, procesada por sacudir a muerte a su nieto hace 15 años, presentó una solicitud ante el gobernador para conmutar su pena.

Smith recibió una condena entre 15 años en la cárcel y cadena perpetua por matar a su nieto de siete semanas, Etzel Glass, en un apartamento de Van Nuys en el año 1996. Smith continúa afirmando que el bebé se cayó del sofá.

Smith pasó una década en la cárcel antes de que el tribunal de apelación anulara su condena en el 2006. La Suprema Corte de EE.UU. revirtió dicho dictamen en otoño del año pasado, pero Smith ha permanecido en libertad mientras espera la decisión del gobernador Jerry Brown sobre conmutar o no su condena.

Smith, que se encuentra viviendo con una hija en Minnesota, mantiene su inocencia y afirma que se está tomando “de a un día por vez” hasta que el gobernador tome una decisión.

Un hombre hispano miembro de una pandilla fue acusado de un delito provocado por el odio por apuntar con una escopeta y gritar epítetos raciales a tres personas negras que caminaban por una calle de Los Ángeles.

Los investigadores señalan que Ivan Alquicira, de 19 años, comenzó a gritar desde su balcón de Glassell Park a un hombre, su esposa y su hijo, y les ordenó que abandonaran el vecindario. Ellos comenzaron a correr y Alquicira comenzó a perseguirlos.

Alquicira fue acusado el martes de tres cargos de agresión con un arma mortal, dos cargos por realizar amenazas terroristas y agravantes por delitos motivados por el odio, participación en pandillas y posesión de armas de fuego. El acusado está en la cárcel.