Dicen no a privatizar el evento de la Guelaguetza

ucero Amador-Miranda

Aunque el festival de la Guelaguetza no tiene dueño, su celebración en California está en disputa.

Durante años las organizaciones comunitarias oaxaqueñas de California se habían encargado de organizar y difundir este evento, pero ahora sus líderes están molestos porque una compañía privada ha montado este espectáculo cultural llamado Guelaguetza tour.

“La Guelaguetza le pertenece a la comunidad y no a una empresa”, expresó Mauro Hernández, líder de la Organización Regional de Oaxaca, organización que desde hace 24 años celebra este festival en Los Ángeles. “Esta empresa se está aprovechando de algo que ya está elaborado”.

Sin embargo, Vicente Ramos, empresario oaxaqueño y presidente de Huatulco Entertainment y de la revista Sol Grupero Magazin, dijo “yo no vengo a invadir el trabajo de nadie, yo como oaxaqueño también estoy tratando de poner en alto el nombre de la Guelaguetza”.

El festival de la Guelaguetza es un evento cultural en donde se muestran las tradiciones y costumbres de las ocho regiones de Oaxaca, a través de músicas y bailes.

Los migrantes oaxaqueños de Los Ángeles, a través de organizaciones como ORO, fueron los primeros en realizar este festival que ha surgido en forma escalonada en otras regiones de California donde hay una fuerte presencia de personas oriundas de Oaxaca.

Los oaxaqueños son una de las comunidades mexicanas más celosas de sus tradiciones, no sólo en lo cultural y gastronómico, sino en lo social.

En cuanto a la Guelaguetza, explica el presidente de ORO, tratan de seguir algunos de los lineamientos más fieles del festival que se realiza en su tierra natal y que es la integración de comunidades para participar en el festival.

“Nuestra intención con el festival es unir a los oaxaqueños, que nuestros hijos no pierdan nuestras costumbres y compartan esa riqueza cultural con toda la comunidad de Los Ángeles”, dijo el dirigente. “El señor Ramos está atentando contra esa unión”, agregó.

Pero Ramos explica que sus intenciones son hacer un festival de calidad.

“Hace tres años yo me reuní con algunos de ellos, porque yo quería que el festival se llevara a otros niveles y no quisieron, rechazaron mi propuesta”, comentó el empresario. “Yo respeto mucho el trabajo que han hecho, pero ellos no quisieron y yo lo estoy haciendo con mis propios medios”.

Héctor Hernández, director ejecutivo del Centro de Unidad Popular Benito Juárez, Inc, en Bakersfield, y quien circuló una carta que firman varias organizaciones, dijo que la Guelaguetza no debe ser un evento lucrativo.

Hernández describió que aunque las organizaciones comunitarias cobran por el ingreso al festival y a los patrocinadores, “eso es para sustentar los gastos del evento” y no para obtener ganancias personales.

Agregó que del costo del boleto, una parte se dona a las organizaciones o comunidades que participan.

Ramos se defiende y dice que él también realiza donativos a algunas organizaciones en Oaxaca y que su único interés es difundir este evento “a gran escala”.

Comentó que este año, que es el tercero en el que realiza el tour, recibirá el galardón Máximo Orgullo Hispano, que realiza la Asociación Internacional de Prensa, Radio y Televisión, por el reconocimiento que le dan al festival.

Mauro Hernández, de ORO, sostiene, sin embargo, que continuarán ejerciendo presión para evitar que este evento, “que tantos años de esfuerzo nos ha costado a las comunidades” se convierta en una exposición lucrativa.

Los dirigentes de ORO evitaron que ese evento se realice en Plaza México, como se tenía planeado. Pero Ramos asegura que en el tour están incluidas las ciudades de Los Ángeles y San Diego.