Nuevo proyecto de ley apoya migrantes

La AB1544 de los dos partidos busca que indocumentados puedan trabajar

SACRAMENTO.- En un acto bipartidista inusual, dos legisladores se unieron para apoyar una medida que de convertirse en ley y con el permiso del Gobierno federal permitiría a California extender permisos para trabajar legalmente en el estado a los inmigrantes indocumentados que ya viven y trabajan aquí.

El asambleísta demócrata de Cathedral City, Manuel Pérez, y la asambleísta republicana Linda Halderman, de Fresno, son coautores del proyecto de ley AB1544, Acta de Estabilización de la Industria y Empleos de la Agricultura.

“Estoy emocionado de trabajar junto a la asambleísta Halderman y ser pioneros en el avance de políticas que reflejen nuestras realidades”, dijo Pérez.

Halderman y Pérez pretenden encontrar un justo medio entre la demanda de los extremos que se reduce a “deportenlos a todos”, y “amnistía para todos”.

“Los trabajadores sin autorización contribuyen a la vitalidad económica, pero la inacción federal en migración los envía a las sombras y crea incertidumbre para los negocios que dependen de ellos”, señaló Pérez.

Básicamente la AB1544 establecería un programa que sería administrado por el Departamento del Empleo y proporcionaría a los empleadores de la agricultura y los servicios una manera legal para que su fuerza de trabajo permanezca y trabaje en California.

“La retórica partidista no nos está dando alivio mientras que nuestros distritos y nuestras comunidades están sufriendo”, dijo la asambleísta Halderman, quien representa un distrito predominantemente agrícola que incluye comunidades de Fresno, Clovis, Madera y Orange Cove en el Valle Central del estado.

“Nosotros queremos ayudar a traer el intocable tema de la migración al debate público y proponer soluciones reales”, indicó Halderman, quien este año anunció que no buscará la reelección para reintegrarse a su profesión como cirujana general especializada en cáncer del seno.

Organizaciones que abogan por los inmigrantes aún analizan la medida.

“Estamos felices que una republicana y un demócrata en la Asamblea estatal entiendan que no podemos deportar a más de 10 millones de trabajadores indocumentados y que estén buscando maneras creativas de atender este asunto”, dijo Joseph Villa, cabildero de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (Chirla).

Agregó que esperan que los representantes federales tomen nota de este esfuerzo y comiencen seriamente a trabajar en una reforma amplia y humana o en el Dream Act. “Al final el Gobierno federal es la única jurisdicción que crea y hace cumplir las leyes de migración”, anotó.

Otro grupos quisieran que la propuesta se mejorara.

“Vemos algunas deficiencias en esta legislación y ofreceremos algunas sugerencias específicas muy pronto”, dijo María Machuca, portavoz del Sindicato Trabajadores del Campo Unidos (UFW).

A la UFW le preocupa que programas como el planteado en la propuesta republicana y demócrata puedan agudizar la explotación de los trabajadores del campo indocumentados”.

La medida ha despertado también ciertas suspicacias en torno a su constitucionalidad ya que el tema se define a nivel federal.

Arnold Torres, un experto en temas migratorios quien participó en la creación del Acta federal por el Control y Reforma de la Inmigración (IRCA) en 1986, dijo que esta iniciativa tiene contemplado pedir permiso al Gobierno federal para ponerse en marcha en California. “Si no se obtiene dicho permiso no procedería”, subrayó.