Ofrecen tren bala más barato

La versión revisada permite un ahorro de 30 billones de dólares

SACRAMENTO.– El precio para el ambicioso proyecto del tren de alta velocidad de California, ha bajado substancialmente quedando en 68.4 billones de dólares, esto es 30 billones menos que en el último presupuesto presentado durante el otoño.

Bajo el nuevo plan, la primera sección de las vías se extendería de Merced hasta el Valle de San Fernando, lo cual significa una importante expansión en relación con la fase inicial del plan anterior, en el que se elimina el llamado “tren a ningún lado”, entre dos ciudades ubicadas en el Valle Central.

La Autoridad encargada del tren de alta velocidad ha programado una conferencia para este lunes, para anunciar la actualización de su plan.

Fuentes cercanas al plan, quienes hablaron a condición de que se mantuviera en reserva su nombre, confirmaron que el precio del proyecto se había reducido substancialmente y explicaron algunos detalles del nuevo plan.

Este proyecto, autorizado por los votantes en el 2008, ha sido ampliamente criticado desde que la autoridad ferroviaria dio a conocer un borrador preeliminar, en noviembre, que establecía un precio de 98 billones de dólares para la construcción de la fase inicial, en el que todavía no se incluían conexiones a la capital del estado o a San Diego. El costo autorizado por los electores, hace cuatro años, fue proyectado en 43 billones de dólares.

El incremento en el precio ha llevado a que el proyecto sea puesto a referéndum en la boleta electoral de noviembre. Los representantes republicanos, por su lado, han hecho un llamado para eliminar todos los recursos al proyecto.

California recibiría 3.5 billones de dólares de parte del gobierno federal si el estado da inicio al segmento inicial en el Valle Central.

El nuevo plan extiende las 130 millas iniciales entre Madera y Bakersfield, hacia una sección de 300 millas desde el norte del Valle de San Joaquín hasta el Valle de San Fernando, en las cercanías del centro de Los Ángeles. Esta sección incluye trenes a una velocidad máxima de 220 millas por hora que sería terminada en un lapso de 10 años.

Otro elemento clave de la nueva propuesta es no utilizar trenes de alta velocidad, por lo menos inicialmente, en las afueras de Los Ángeles y en el área de la Bahía de San Francisco. A cambio, se harían mejoras a las vías ya existentes. Esto incluye la electrificación de algunas de esas vías.