Premio millonario cae en tres estados

Premio récord de lotería de EEUU cae en 3 estados
Premio millonario cae  en tres estados
Los números premiados de la lotería fueron 02-04-23-38-46, y la Mega Ball 23.
Foto: AP

CHICAGO . – Tres poseedores de billetes de lotería, en Illinois, Kansas y Maryland, eligieron los números ganadores de la bolsa acumulada de 640 millones de dólares en el sorteo Mega Millions, el máximo premio de su tipo en la historia mundial, anunciaron el sábado funcionarios.

El ganador en Illinois adquirió su billete en el poblado de Red Bud, cerca de San Luis, y usó el sistema de selección aleatoria de números, de acuerdo con Mike Lang, vocero de la lotería de Illinois.

Carole Everett, directora de comunicación de la Lotería de Maryland, dijo por su parte que otro boleto ganador de Mega Millions fue vendido en una tienda minorista en el condado de Baltimore. Agregó que por ahora no se tiene más información sobre el ganador.

Un tercer boleto ganador fue adquirido en el noreste de Kansas, de acuerdo con la información publicada por la Lotería de Kansas en su página de Internet.

Los números premiados fueron 02-04-23-38-46, y la Mega Ball 23.

Everett agregó que la última vez en que un boleto vendido en Maryland resultó ganador en una lotería nacional fue en 2008, cuando el afortunado obtuvo un premio de 24 millones de dólares.

“Estamos muy emocionados”, señaló.

Se calcula que cada uno de los boletos ganadores tiene un valor superior a los 213 millones de dólares antes de la retención de impuestos, informó Lang.

La bolsa estimada eclipsa el récord anterior de 390 millones de dólares, que en 2007 fue compartida por dos ganadores que compraron boletos en Georgia y New Jersey.

Los jugadores estadounidenses invirtieron cerca de 1,500 millones de dólares por tener la oportunidad de ganar la lotería, una suma de 462 millones de dólares en un solo pago y cercana a los 347 millones de dólares tras la retención de impuestos federales.

Las probabilidades de ganar el premio son de una en 176 millones.

De costa a costa, los estadounidenses hicieron largas filas en tiendas el viernes en busca de una oportunidad de pegarle al gordo.