Águilas y Chivas llegan: ¡Maltratadas al Clásico!

Ángel Reyna ayuda en la remontada de Rayados sobre América; el Rebaño sufre de visita en Zapopan.

Águilas y Chivas llegan:  ¡Maltratadas al Clásico!
Jugadores del Monterrey celebran una anotación ante América.
Foto: EFE

MÉXICO, D.F.- De “Ángel” no tuvo nada. Monterrey dio una voltereta espectacular en el Estadio Azteca y lo hizo de la mano del exhijo pródigo americanista, Ángel Reyna quien, al estilo de Cuahtémoc Blanco, festejó la anotación del triunfo (2-3) con dedicatoria especial hacia la directiva de las Águilas.

Cuando América se frotaba las manos para llegar al Clásico Nacional ante Chivas con una victoria en la jornada previa, los Rayados remontaron en los minutos finales y ganaron en el Coloso de Santa Úrsula después de 12 años.

Los azulcrema impusieron condiciones en los minutos iniciales y demostraron más ímpetu ofensivo que el oponente, que en la etapa incipiente basó su suerte en el contragolpe y alguna habilidad de su temible delantera.

Un tiro de Christian Benítez que contuvo correctamente Orozco, fue la acción que inspiró la primera emoción de la tarde.

Fue “Chucho” justamente el que movió la pizarra al aprovechar un rechace del arquero tras tiro del Rolfi Montenegro.

El ecuatoriano reaccionó más rápido que su marca y definió con el poder letal que le caracteriza para dar la ventaja a los suyos.

Después de la anotación en contra, el cuadro de Víctor Manuel Vucetich adelantó líneas e intentó reaccionar.

Aldo de Nigris tuvo la oportunidad más clara para empatar, pero cuando se encontraba solo frente al arco voló su definición para desgracia de su escuadra.

El árbitro decretó el descanso con la ventaja parcial americanista.

La segunda parte sería sinónimo de un cúmulo de emociones y espectáculo.

Los equipos se abrieron y buscaron continuamente el arco contrario.

“Olé, olé, olé, olé, Suazo, Suazo”, entonó la porra de Rayados, ubicada en la cabecera sur del Azteca, después de que el delantero chileno aprovechó un centro por derecha y metió un certero cabezazo que avasalló la meta rival ante la desesperación de Miguel Herrera que propinó un regaño severo a su zaga cuando el encuentro se detuvo porque la cámara móvil del estadio se atoró peligrosamente y parecía que podía caer.

Después de una pausa de siete minutos, donde los jugadores se vieron obligados a los estiramientos, el toma y daca estuvo a plenitud en la cancha.

Sin embargo, fue el América el que se puso nuevamente en ventaja al sacar provecho de una jugada a balón parado.

Christian Benítez reafirmó su etiqueta de contendiente al título de goleo y con un remate de cabeza consumó su décima anotación del torneo.

Sobrevinieron más oportunidades de gol en el partido para ambos bandos.

“Chema” Cárdenas estrelló un disparo al poste y Moisés Muñoz también figuró en la tarde con atajadas de calidad ante un Monterrey que dejó lo mejor para la parte final.

Las postrimerías del encuentro estaban ya en marcha: Abraham Carreño superó con facilidad a Pimentel y marcó el 2-2 con una definición cruzada.

Pero el destino aún daría oportunidad a Ángel Reyna para el “desquite” y con un cabezazo mortal sentenció el triunfo regiomontano ante el desencajo americanista y el sueño anhelado del exhijo pródigo de dar una cachetada con “guante blanco”.

Se viene una semana de presión en el Nido.