Investigan accidente de avioneta en Florida

Una avioneta experimental Seawind 3000 para cuatro pasajeros, fue consumida por el fuego y la hélice quedó parcialmente derretida

Miami, EE.UU.- La Junta Nacional para la Seguridad en el Transporte (NTSB) de EE.UU. informó hoy que inició una investigación para determinar las causas que ocasionaron que una avioneta se estrellara contra un centro comercial en Florida y dejara al menos cinco personas heridas.

Luke Schiada, funcionario de la NTSB, dijo en una conferencia de prensa que gran parte de la aeronave, una avioneta experimental Seawind 3000 para cuatro pasajeros, fue consumida por el fuego y que la hélice quedó parcialmente derretida.

El siniestro ocurrió el lunes en la noche en DeLand, en el centro de Florida, cuando la avioneta se estrelló contra el techo de un supermercado ubicado en el centro comercial de Northgate, según la oficina del alguacil del condado de Volusia.

Schiada dijo que tienen vídeos de las cámaras del local y de otros establecimientos de la zona donde ocurrió el accidente que están analizando, pero que no serán divulgados hasta que concluya la investigación.

Tres personas sufrieron quemaduras graves y otras dos leves y fueron ingresadas en hospitales de la zona.

La policía identificó como Thomas Rhoades y Kim Presbrey a las personas que viajaban en la aeronave, quienes están en condición crítica.

La NTSB, por su parte, informó que ambos son de Illinois.

Los otros heridos son clientes que estaban en el supermercado cuando se estrelló la avioneta- Lisa Cordova, April Morris y Brendan Baitler, esta última persona se encontraba en condición estable en el Orlando Regional Medical Center.

Cordova y Morris fueron tratadas por heridas menores y dadas de alta.

En cuanto a los daños causados por el siniestro, la policía informó que sólo el supermercado fue afectado con un gran hueco en el techo que ocasionó la avioneta al estrellarse y estallar en llamas.

Testigos declararon a medios de comunicación locales que sonó como un trueno y de pronto se sintió como si fuera un temblor.

Las autoridades divulgaron cerca de una docena de llamadas al 911, el servicio de emergencias, de personas notificando que había fuego en el techo del supermercado y que alguien estaba envuelto en llamas.

“Es un milagro, es todo lo que puedo decir”, expresó Jack Waples, portavoz de la policía de DeLand, refiriéndose a que no hubo muertos en el accidente. EFE