LA VÍBORA

De verdad me asombran. Quisiera saber cuál es el secreto para querer y luego desquerer al alguien de un día para otro. Así como lo hacen los artistas: un día dicen que se mueren por equis, y que es el amor de su vida, y al otro ya están muriendo de amor por otro (u otra). El caso más concreto que se me ocurre es el de Jennifer López y Marc Anthony. Por si no lo recuerdan, ellos tuvieron un tórrido romance mucho antes de matrimoniarse. Entonces ambos tenían pareja; si mal no recuerdo estaban casados con sus respectivos. Pero aun así, no era secreto que andaban babeando uno por el otro. Claro, ahora se sabe que mancornaron a sus parejas en esos ayeres. Luego, de un día para otro ¡pum!, que se casaron en República Dominicana, casi casi a escondidas, y un día después de que Marc obtuviera su divorcio de Dayanara Torres. Luego se los ve a los dos felices de la vida, cortando florecitas en el campo y agarraditos de la mano. Pues el gusto les duró unos siete años, porque ya vieron cómo tronaron hace unos meses. El caso es que no habían pasado unas semanas desde la separación cuando se empezó a ver a JLo con el reemplazo, un chico más de 10 años menor que ella, y a Marc por el estilo, con una dizque modelo 10 pulgadas más alta que él. (Quiero pensar que cada uno está tratando de compensar lo que le hace falta). A esto iba cuando comencé: ¿cuál es la urgencia de tener a un mequetrefe o mequetrefa a un lado? ¿Les hará daño estar solos? ¿Habrá algún tipo de roña que les dé por estar solteros? Por favor, alguien explíqueme. Tengo viboroamigas que no pueden agarrar pareja ni aunque digan que se sacaron la lotería, y aunque no tienen el trasero de JLo (celulítico, por cierto), tampoco están como para llorar. Por cierto, el caso de Marc sí es como para que Freud lo analice: feo, dicen qumaltratador de mujeres, infiel, mal esposo y padre, y aún así se da el lujo de andar con las chicas más bonitas y codiciadas del planeta. Mmmh… pensándolo bien, a quien se debería analizar es a las mujeres que aceptan salir con él, ¿no creen?

¿Y qué onda con… CRISTINA SARALEGUI? La verdad, siento pena ajena por esta señora, y ahora entiendo más las razones por las que fue echada de Univision. Bueno, no fue echada, sino cancelado su show. Eso de que “el que es perico donde quiera es verde”, es real. Cristina no levantaba ratings en Univision y tampoco lo hace ahora en Telemundo, la cadena en la que ahora transmite su show Pa’lante con Cristina. Hablando claro, ¿qué de novedoso tenía ya su show? Aburrido, soso, con las mismas entrevistas de siempre, los mismos entrevistados reciclados como 20 veces al año… Así que, ¿qué más se podía esperar del nuevo programa? Y peor aún, sin las estrellas de Televisa. Ahora la pobrecita dice que su show no tiene la audiencia que esperaban porque le echaron “una bomba” encima: Parodiando, el programa de imitaciones que a la misma hora emite Univision. ¿Entonces en qué quedamos? ¿No que la conductora era la pipiripau? ¿La neta del planeta?, como dicen mis amigos mexicanos? Pues ya vimos que no, que lo que caducó caducó. Que no es lo mismo los tres mosqueteros 50 años después. ¿O cómo va ese dicho? El punto es que nadie tiene la varita mágica para saber cuánto tiempo de vida tiene alguien en eso de la televisión. Ya ven al esperpento de Don Francisco cuánto ha durado con sus mismas sandeces de siempre. Si Cristina quiere mi consejo, le diría que ya se deje de ondas, que como ya sabemos su vida y milagros al derecho y al revés -porque no había día en sus 20 años en Univision que no hablara de su vida personal- que mejor se dedique a cuidar a sus nietos, o a visitar a sus hijos que están en la universidad. ¡Qué se yo! En otras palabras: a otra cosa mariposa.