AMLO pide a Zapatistas reconciliación

Pese a las descalificaciones personales del Subcomandante Marcos, López Obrador ofrece respetar los acuerdos de San Andrés reconociendo los derechos indígenas que el expresidente Zedillo incumplió.

San Cristóbal de las Casas, 4 de Abril (EFE).- El candidato de las fuerzas progresistas a la Presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, extendió hoy al grupo armado Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) su “mano franca en señal de respeto y de reconciliación”.

“Quiero hacer un llamado a quienes en 1994, por la opresión, el autoritarismo y la pobreza, se levantaron en rebeldía; hago un llamado a todos los que participan en este movimiento zapatista para que busquemos la manera de trabajar juntos, de reconciliarnos y buscar entre todos mejorar las condiciones de vida en Chiapas y en todo el país”, expresó.

En un mitin de campaña en la plaza central de San Cristóbal de Las Casas, en el sureño estado de Chiapas, López Obrador recordó al obispo Samuel Ruiz García, mediador de los primeros diálogos de paz del Gobierno mexicano con la comandancia clandestina del EZLN, quien falleció hace un año.

“Tengo en la memoria a ese gran obispo de Chiapas, Samuel Ruiz; por eso estoy alargando mi intervención porque estoy lleno de sentimientos al estar aquí en esta plaza emblemática de San Cristóbal”, agregó ante sus seguidores congregados frente a la catedral que fue sede de esos encuentros.

Como ha hecho con otros sectores del país de los que se distanció hace seis años cuando perdió los comicios presidenciales ante el actual mandatario Felipe Calderón, López Obrador ofreció hoy reconciliación.

“Extiendo mi mano franca en señal de respeto, de admiración a los que luchan por la justicia, y también en señal de reconciliación para que busquemos entre todos la unidad para sacar adelante a nuestro pueblo”, dijo.

“Repito tres palabras- reconciliación, progreso y justicia, y en lo que corresponde a justicia, (expreso) mi compromiso de cumplir los Acuerdos de San Andrés Larráinzar”, afirmó, refiriéndose al pacto sobre respeto a derechos indígenas firmado hace 16 años por líderes zapatistas y representantes del entonces presidente Ernesto Zedillo, y cuya agenda permanece inconclusa.

“Vamos a sacar a Chiapas del atraso en que se encuentra por el camino de la concordia, sin divisiones, sin pleitos”, declaró.

El EZLN declaró la guerra al Gobierno mexicano en 1994, y semanas después, sin entregar las armas, aceptó seguir su lucha de reivindicaciones indígenas por la vía del diálogo a solicitud de organismos solidarios, entre ellos el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que encabeza la coalición que apoya la candidatura de López Obrador.

En el año 2000, cuando legisladores del PRD votaron contra la propuesta zapatista sobre derechos indígenas, el EZLN estableció la ruptura acusándolos de “bribones, sinvergüenzas y mentirosos”, y posteriormente denunció violentas agresiones de militantes del partido contra simpatizantes del grupo armado.

En 2006, a la par de la campaña presidencial de López Obrador, los zapatistas iniciaron la “Otra Campaña” descalificando la lucha electoral y llamando a sus simpatizantes a no creerle al aspirante del PRD.

En noviembre el año pasado, el “subcomandante Marcos”, líder del EZLN, se refirió a López Obrador como “uno de los tres bribones que habrán de disputarse el trono sobre los escombros de México”, en referencia a las elecciones presidenciales del próximo 1 de julio.

También dijo que el otra vez aspirante presidencial “no acaba de madurar y reconocer sus errores y tropiezos”, que “encabeza un grupo ávido de poder, pleno de intolerancia” y “ahora predica sus ambiciones en el amor… a la derecha”.