Voraz incendio deja a varios en la calle

Un incendio en la planta alta de una vivienda ubicada entre las secciones de Morris Park y White Plains, se extendió a otros cuatro edificios vecinos causando pánico en residentes del área.
Voraz incendio deja a varios en la calle
El incendio se extendió a varios edificios de la Avenida Van Nest en El Bronx.
Foto: Zaira Cortes / EDLP

Nueva York – Un incendio en la planta alta de una vivienda ubicada entre las secciones de Morris Park y White Plains, se extendió a otros cuatro edificios vecinos causando pánico en residentes del área.

Un portavoz del Departamento de Bomberos informó que el fuego se inició en la planta alta de la casa de tres pisos ubicada en 730 de la Avenida Van Nest, entre las avenidas Holland y Hunt. El voraz incendio se extendió a cuatro edificios contiguos, incluidas tres casas, un establecimiento comercial y una bodega.

Según las autoridades, varios bomberos acudieron al área luego de que el Servicio de Emergencias 911, recibiera una llamada a la 1:11 de la tarde de un vecino alertando sobre el siniestro. Luego de más de tres horas de trabajo el incendio fue controlado, según fuentes oficiales.

En la vivienda donde ocurrió el primer incendio se reportó el colapso del techo de la primera planta. Dos bomberos resultaron con heridas leves y fueron trasladados al Centro Médico Jacobi. Su condición se reporta como estable.

Un segundo colapso ocurrió en una casa vecina más abajo, según autoridades. Hasta el cierre de esta edición no se reportaron más heridos.

Testigos dijeron que la pronta acción de las autoridades ayudó a salvar vidas. La puertorriqueña Luz Concepción, quien tiene 13 años radicando en el área, dijo que luego del primer incendio oficiales y bomberos evacuaron rápidamente a los vecinos.

“Teníamos miedo de que el incendio no pudiera ser controlado cuando se propagó a otras casas. Afortunadamente las autoridades actuaron rápido y sacaron a muchos”, apuntó.

El humo cubrió varias calles a la redonda y cenizas sobrevolaron el área, por lo que residentes recurrieron a mascarillas improvisadas para protegerse.

Algunas familias latinas agradecieron estar vivos; sin embargo, lamentaron haberlo perdido todo. Es el caso de la puertorriqueña Emmy Santiago, de 24 años, y madre de tres, quien vivió por dos años en el 724 de la Avenida Van Nest.

La mujer acudió la mañana del sábado a la escuela, dejando a sus pequeños al cuidado de su madre, Diana de Jesús, de 58 años.

“Yo estaba en clase cuando mi avisaron del fuego y vine corriendo. Gracias a Dios mis hijos se quedaron a salvo porque no estaban en casa, pero me quede en la calle”, dijo la mujer.