Nuri al Maliki visita Teherán

Primer ministro iraquí trata próxima negociación nuclear entre Irán y 5+1
Nuri al Maliki visita Teherán
El primer ministro Nouri al Maliki (cen.) saluda al vicepresidente iraní Mohammad Reza Rahimi, en recibiemto oficial, en Teherán, Irán,
Foto: AP

TEHERÁN, Irán (EFE).- La continuidad en Bagdad de la negociación nuclear entre Irán y las grandes potencias, la política regional y la relación económica bilateral centran la visita oficial de dos días que el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, inició ayer a Teherán.

Al Maliki encabeza un Gobierno de mayoría musulmana chií que se ha acercado considerablemente en los últimos años a Irán, país que desde el triunfo de la Revolución Islámica, en 1979, está gobernado por un régimen teocrático también chií.

El acento se colocará, sin embargo, en la ampliación de los estrechos lazos económicos que vinculan a los dos países desde la caída en 2003 del presidente iraquí, Sadam Husein, explicó el vicepresidente iraní para Asuntos Internacionales, Ali Saidlu.

Existen “muchos sectores para desarrollarlas”, subrayó Saidu, a quien citó la agencia oficial de noticias local IRNA.

En sus primeras conversaciones con el vicepresidente primero de Irán, Mohamad Reza Rahimí, Al Maliki propugnó el cumplimiento de los actuales acuerdos de colaboración y la construcción de nuevas infraestructuras de comunicación entre los dos países, así como una mayor cooperación en los sectores de la energía y petróleo.

Rahimí, por su parte, se mostró dispuesto a la cooperación y el intercambio de experiencias, al tiempo que planteó, en las comunicaciones, la construcción de un ferrocarril que una los dos países, ambos con mayoría de población musulmana chií.

El predominio de la agenda económica quedó igualmente patente con la presencia de los ministros iraquíes de Industria, de Comercio y de Planificación como parte de la amplia delegación que acompaña al jefe del Ejecutivo.

Según la Administración iraní, el periodo comprendido entre el 20 de marzo de 2011 y el 19 marzo de 2012 (último año persa), las transacciones entre Irán e Irak crecieron un 50% respecto a los 12 meses anteriores y alcanzaron los 9,700 millones de dólares.

Irán espera que el comercio bilateral se eleve a 12,000 millones de dólares en el actual año persa, iniciado el 20 de marzo de este año y que finalizará el 19 de marzo de 2013.

Alí Musaví, uno de los asesores que acompañan a Al Maliki en este viaje, dijo a la agencia local Fars que el primer ministro iraquí tratará con Ahmadineyad “sobre las negociaciones nucleares, ya que se deben reanudar el 23 de mayo en Bagdad”, donde actuará como anfitrión.

Los representantes de Irán y del Grupo 5+1, compuesto por los países miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania, deben proseguir en Bagdad las conversaciones reanudadas el 11 de abril pasado en Estambul tras quince meses de intervalo.

Teherán ha insistido en reclamar al 5+1 que se levanten las sanciones internacionales impuestas por la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea para agilizar posibles acuerdos.

EEUU y sus aliados esperan, por su parte, que Irán frene el enriquecimiento de uranio al 20%, que no sirve para fabricar bombas atómicas pero sí para el reactor experimental de Teherán, que produce isótopos radiactivos de uso médico para el tratamiento de 800 mil enfermos de cáncer, según los iraníes.

El 5+1 también espera, asimismo, avances en la colaboración de Irán con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), encargado de supervisar el Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear, del que Irán es signatario.

Igualmente, “los últimos sucesos en la zona y la ampliación de las relaciones bilaterales políticas y económicas” serán también cuestiones destacadas en la conversación con Ahmadineyad, agregó Musavi.

La situación en Oriente Medio y el golfo Pérsico, en un momento en que el conflicto de Siria afecta a ambos países, será previsiblemente un tema importante, así como los lazos con Turquía, vecino común y miembro de la OTAN con el que Irán e Irak han visto deteriorarse sus relaciones en las últimas semanas.