Autoridades defienden revisión de niños en aeropuertos

Seguirán cacheando a menores como parte de las medidas antiterroristas.

WICHITA, Kansas, EE.UU. (AP) Las autoridades de seguridad en el transporte de Estados Unidos insistieron el miércoles en que seguirán cacheando a niños pequeños como parte de las medidas antiterroristas en los aeropuertos, al responder al caso de una niña de 4 años que sufrió una crisis nerviosa durante una revisión.

La abuela de la niña denunció el miércoles que su nieta, durante una revisión de seguridad el 15 de abril en un aeropuerto de Kansas, fue cacheada por la fuerza mientras lloraba luego de que los agentes, entre gritos, dijeron que la pequeña era una sospechosa que no cooperaba.

El incidente ha recibido una gran atención en los medios de comunicación y en las redes sociales desde que la madre de la niña, Michelle Brademeyer, de Montana, detalló la mala experiencia en Facebook la semana pasada.

La Administración de Seguridad en el Transporte (TSA por sus siglas en inglés) defendió a sus agentes y afirmó que los nuevos procedimientos de seguridad buscan reducir los cacheos de niños, pero que no pueden eliminarlos.

La abuela, Lori Croft, dijo a The Associated Press que Brademeyer y su pequeña, Isabella, pasaron inicialmente y sin problemas por el puesto de seguridad en el aeropuerto de Wichita.

La niña corrió para abrazar brevemente a Croft, quien esperaba el cacheo luego de que se activó la alarma y entonces los agentes de la TSA insistieron en someter a la niña a un cacheo físico.

Isabella acaba de aprender en la escuela sobre el “peligro de los extraños”, explicó la abuela. “Comenzó a llorar y decía: ‘No quiero’ y cuando quisimos hablarle, corrió”, agregó. “Ellos gritaron: ‘Vamos a cerrar el aeropuerto si no la agarran”.

La principal preocupación de la familia, dijo Croft, era que los agentes parecían tratarla como si fuera una presunta terrorista y no una niña de 4 años.

La TSA dijo en un comunicado el martes que los agentes no sospecharon ni insinuaron que la niña llevara un arma de fuego. Agregó que, tras analizar el caso, determinó que los agentes siguieron el procedimiento adecuadamente.

El incidente duró unos 10 minutos, hasta que un gerente se acercó y permitió que los agentes cachearan a la niña mientras era contenida por su madre. La familia recibió luego la autorización de seguir su camino mientras era seguida por un agente de la TSA.