Hispano denuncia violento ataque en NJ

Miguel Morales fue atacado por un grupo de afroamericanos que le proferían insultos de tipo racial
Hispano denuncia violento ataque en NJ
Miguel Morales muestra la forma en que levantó los brazos para evitar el ataque del grupo mientras le lanzaba insultos raciales.
Foto: Cristina Loboguerrero / EDLP

Plainfield, Nueva Jersey.- Un hispano clama justicia luego de denunciar haber sido atacado por un grupo de afroamericanos que le proferían insultos de tipo racial, mientras era golpeado, en un hecho ocurrido el lunes pasado en la ciudad de Plainfield.

Miguel Morales recuerda el hecho aun sin poder entender el porqué. Evidentemente adolorido por los golpes, el joven de origen guatemalteco relató que iba caminando rumbo a su trabajo por la avenida Arlington, entre las calles Quinta y Sexta -alrededor de las 5:40 a.m.- cuando, sorpresivamente, un automóvil frenó delante de él al tiempo que dos jóvenes afroamericanos descendieron y la emprendieron a golpes con un tubo metálico, mientras le gritaban “hispano estúpido te odio hijo de p…”.

“Pensé que me iban a matar”, exclamó Morales, de 26 años, que llegó a vivir a Plainfield hace una década.

El joven, trabajador de una fábrica, dijo que se defendió como pudo, reiterando que “ellos querían pegarme a toda costa en la cara, me querían matar”, el primer golpe lo pudo esquivar, pero el segundo, al bajar su rostro, le impactó en la parte de arriba de la cabeza y le hizo caer al piso.

Lo curioso del hecho, según Morales, es que durante la golpiza -que calcula que duró aproximadamente cinco minutos- en ningún momento trataron de arrebatarle ninguna de sus pertenencias.

Morales precisó que el auto en el que se transportaban los sujetos era de dos puertas, de color azul oscuro y en su interior iban cuatro afroamericanos, de los cuales se bajaron sólo dos para golpearlo.

“Como pude escapé y cuando empecé a correr sólo veía que los postes de la luz se movían debido a lo mareado que estaba”, recordó Morales.

Finalmente, llegó hasta su casa y desde allí fue conducido al hospital, en donde debieron aplicarle 14 puntos de sutura para cerrar las dos heridas en la cabeza, además de tratarlo de las varias contusiones que sufrió en los brazos, que usó para protegerse la cara.

Un portavoz de la policía indicó que el caso está bajo investigación, por lo que por el momento no pueden comentar al respecto.

El Pastor Leslier Munoa, de la iglesia Cristo Nuestro Rey de North Plainfield, a donde acude Morales habitualmente, calificó el ataque como un “acto de terrorismo en contra de los hispanos y un claro crimen de odio racial”.

Carmen Salavarrieta, directora de la Fundación Angeles en Acción, dijo que los ataques contra hispanos en Plainfield no son nuevos y empezaron a partir de 1999, por lo que teme que el ataque contra Morales sea el “inicio de la temporada de ataques contra hispanos que se produce año tras año”.