Mitt Romney se prepara para enfrentarse a Obama

Con victorias en New York y cuatro estados más, Romney empieza a coordinar su campaña con el Partido Republicano
Mitt Romney se prepara para enfrentarse a Obama
Mitt Romney se dirige a sus seguidores después de triunfar en cinco estados el martes.
Foto: AP

Washington/AP — Un día después de embolsarse prácticamente la candidatura republicana a la presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney actuó decidido el miércoles para coordinarse con el Comité Nacional de su partido e intensificó su contienda con el presidente Barack Obama.

Quienes fueron sus rivales en las primarias del Partido Republicano parecen incorporarse ahora a la lucha del ex gobernador de Massachusetts.

El presidente del comité, Reince Priebus, resaltó esa transición el miércoles al proclamar a Romney el “presunto candidato” del partido. La campaña de Romney también designó a varios de sus integrantes de alto rango para trabajar en una absorción informal de la infraestructura nacional del comité.

“Nos aseguraremos que nuestros equipos de finanzas, política y comunicaciones estén totalmente sincronizados”, dijo Priebus. “Estoy emocionado de que estas dos operaciones de primer nivel empezarán a integrar y presentar un equipo unificado para derrotar a Barack Obama”.

Al mismo tiempo, el desdibujado rival republicano Newt Gingrich dio indicios de que seguiría los pases de Rick Santorum y se saldría de la contienda. Exhortaría al Partido Republicano a unirse en apoyo de Romney. Los aliados de Gingrich anunciaron que dejará la contienda la próxima semana y que es probable que apoye a quien hasta ahora fue su rival.

El drástico cambio en el panorama político republicano sucede mientras Romney enfoca sus esfuerzos en enfrentar a Obama, recaudar fondos para la batalla que le espera y reconciliarse con un dividido Partido Republicano.

Después de luchar durante meses para imponerse sobre rivales inesperadamente persistentes, el próximo candidato republicano a la presidencia estaba ansioso por volver a centrar sus esfuerzos en la campaña contra Obama.

“Esta noche es el comienzo de una nueva campaña”, dijo el ex gobernador de Massachusetts el martes por la noche mientras celebraba sus victorias primarias con un ataque contra Obama al decir que es un hombre cuyo tiempo en el cargo se ha caracterizado por “falsas promesas y un liderazgo débil” en un momento de problemas económicos.

Las elecciones internas del martes fueron las primeras desde que Santorum salió de la contienda, y el ex senador de Pensilvania dijo que pretende sentarse con representantes de Romney y con él mismo en una o dos semanas.

“Mitt Romney va a ser el nominado”, dijo Santorum a la cadena CNN, “y yo voy a apoyar al nominado”.

Romney ofreció su discurso ante una audiencia nacional mediante la televisión desde Nueva Hampshire, el estado donde cosechó su triunfo inicial en unas primarias de esta campaña y uno de una docena de estados que se espera sean los campos de batalla en las elecciones de noviembre en pos de la Casa Blanca.

Romney ganó las primarias en Connecticut, Rhode Island, Delaware, Pensilvania y Nueva York, en las primeras elecciones desde que su principal rival, el ex senador por Pensilvania Rick Santorum, concedió la carrera. Prácticamente cerró el proceso de postulación de la candidatura republicana a la presidencia, aunque no estuvo en ninguno de esos cinco estados el martes por la noche.

Romney estaba ansioso por dejar la campaña de nominación atrás.

El republicano exhortó a todos los que sufren a que “aguanten un poco más, pues un Estados Unidos mejor comienza esta noche”.

“Después de 43 primarias y asambleas electorales, muchos días largas y no pocas noches largas, puedo decir con confianza y gratitud que ustedes me han dado un gran honor y una responsabilidad solemne”, dijo Romney.

En los últimos tres años, dijo Romney, “hemos visto disminuir sueños y esperanzas por promesas falsas y un liderazgo débil. Dondequiera que voy, los estadounidenses están cansados de estar cansados, y muchos de los que tienen la suerte de tener un trabajo están trabajando más por menos”.

Con su discurso, Romney parecía finalizar la campaña de nominación, que todavía tiene algunos cabos sueltos, como la búsqueda de delegados para la Convención Nacional Republicana que se celebrará a finales de agosto en Tampa, Florida.

A pesar de que está muy por delante de sus rivales más persistentes, Romney aún necesita asegurar 400 delegados más a la Convención para tener una mayoría que lo designe oficialmente. En las primarias del martes hubo 209 delegados en juego.

Romney comenzó el día con 698 delegados de los 1.144 necesarios para la nominación, en comparación con 260 para el principal rival de Romney, el ex senador Rick Santorum, 137 de Gingrich, y 75 para el representante de Texas Ron Paul.

?>