Realidad vs. estereotipo

Realidad vs. estereotipo

La inmigración proveniente de México hacia Estados Unidos se ha ido reduciendo desde hace varios años hasta llegar a un crecimiento cero, o sea, que la cantidad de personas que ingresa del país es igual a la que se regresa.

Este hecho revelado en un estudio reciente del Pew Hispanic Institute no debe ser una sorpresa. Desde hace tiempo, numerosos analistas mexicanos han estimado que el ciclo de alta emigración se iba a ir reduciendo a medida que la población mexicana iba envejeciendo. A las transformaciones demográficas se les debe agregar algunas mejoras en la economía mexicana, mientras que por el lado estadounidense la crisis económica redujo la demanda de empleos y el drástico aumento de las deportaciones tiene un impacto que disminuye la presencia de los indocumentados en Estados Unidos, también desalentando su ingreso.

Es curioso que esta realidad migratoria contradiga el argumento utilizado por el estado de Arizona para implementar una ley como la SB1070, que lanza la policía a las calles para pedir documentos y les permite de hecho utilizar estereotipos y perfiles raciales para señalar sospechosos. La SB1070, debatida ayer ante la Suprema Corte de Justicia es una reacción exagerada a un problema que no existe, y si existió alguna vez, lleva años desapareciendo.

La migración es un fenómeno en movimiento continuo, alimentada por una combinación de factores externos. En cambio para los políticos que, por estrategia o ignorancia, promueven leyes antiinmigrantes es un enemigo tan estable y real como los molinos de viento del Quijote.

Es hora de ver la inmigración como lo es una respuesta a la demanda de mano de obra. Es un movimiento cíclico que a lo largo de la historia ha ayudado al crecimiento de EEUU. Se necesita una madurez política para ver realidades.