Censuran muerte de 462 en Siria

EL CAIRO, Egipto (EFE).- Un total de 462 personas, entre ellas 34 menores, han muerto por la represión del régimen sirio desde la llegada de los observadores de la ONU a Siria el pasado día 16, informó ayer el grupo opositor Comités de Coordinación Local (CCL).

La red de activistas denunció en un comunicado que las víctimas mortales se deben a que “los intensos bombardeos, las campañas militares y los disparos indiscriminados de francotiradores no han cesado por parte de las fuerzas del Gobierno”.

El portavoz del mediador internacional Kofi Annan, Ahmed Fawzi, aseguró el martes que la violencia y la represión, incluidos los asesinatos, se reanudan en las localidades sirias que visitan los observadores de Naciones Unidas una vez que abandonan el lugar.

“Tenemos informaciones creíbles de que, cuando se marchan, los enfrentamientos armados comienzan otra vez y de que la gente que se acerca a los observadores puede ser interceptada por las fuerzas de seguridad sirias o por el ejército”, agregó.

En la cifra facilitada por los CCL se incluyen los 70 fallecidos el miércoles en el bombardeo contra un barrio de Hama, un suceso del que el régimen culpa a un “grupo terrorista” que fabricaba explosivos.

Después de esta masacre y pese a la presencia de los observadores internacionales, la violencia ha continuado y en esta jornada varias redes de activistas documentaron la muerte de una veintena de personas.

Según los CCL, al menos 20 personas perecieron ayer debido a la represión del régimen, 10 de ellos en Deir el Zur (este), mientras que la Comisión General de la Revolución elevó esa cifra a 25.

Los civiles fallecidos en distintas localidades de esa provincia oriental sucumbieron por los bombardeos y disparos efectuados por los cuerpos de seguridad.

El mismo grupo opositor reveló que dos hermanos y la esposa de uno de ellos fueron ejecutados por las tropas sirias en la zona de Arbin -ubicada en los alrededores de Damasco- acusados de acoger a manifestantes y heridos.

Por su parte, la red de información opositora siria Sham informó que efectivos del Ejército sirio irrumpieron en la localidad de Marzaf, provincia de Hama, y arrestaron a decenas de civiles dentro de una mezquita.

La misión de observadores de la ONU debe supervisar el cumplimiento del plan de paz en vigor desde el 12 de abril, que estipula el cese de las hostilidades, la retirada de los tanques de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria y el inicio de un diálogo entre el Gobierno y la oposición, entre otros puntos.

Según datos de la propia ONU, cerca de 10,000 personas han perdido la vida en Siria desde que en marzo de 2011 estallara una serie de protestas populares en demanda de reformas, que fueron reprimidas por el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, con extrema violencia.