Rodney King: una vida de altibajos

Vimos su rostro ensangrentado y en carne viva. Y en 1992, cuando los cuatro agentes de policía de Los Ángeles que lo golpearon luego de una detención de tráfico fueron absueltos, se desencadenó una furia que afectó a toda una generación.
Rodney King: una vida de altibajos
Rodney King, hoy.
Foto: AP

Vimos su rostro ensangrentado y en carne viva. Y en 1992, cuando los cuatro agentes de policía de Los Ángeles que lo golpearon luego de una detención de tráfico fueron absueltos, se desencadenó una furia que afectó a toda una generación. Ahora, 20 años después, este es el rostro de Rodney King, y esto es lo que le sucedió en el ínterin.

Fue director de una compañía discográfica y estrella de reality shows en la televisión, entre otras cosas.

Sin embargo, para millones de estadounidenses siempre será una víctima de uno de los casos de brutalidad de la policía más horripilantes que hayan sido grabados en video o simplemente un vándalo que no se detuvo cuando la policía se lo ordenó.

Sin dudas, es el conductor negro cuya golpiza en una calle oscura de LA desencadenó uno de las peores disturbios raciales de la historia estadounidense.

King ha tenido momentos buenos y malos desde que apareció en televisión en el momento más álgido de esos disturbios y declaró con voz temblorosa “¿Podemos llevarnos bien todos?”

Lo arrestaron en reiteradas ocasiones, en su mayoría por delitos relacionados con el alcohol. En una entrevista reciente con The Associated Press dijo: “Todavía bebo, no me emborracho”.

Ha asistido a varios programas de rehabilitación, afirmó, incluyendo su aparición en 2008 en el programa Celebrity Rehab (rehabilitación de famosos) del “Dr. Drew” Pinsky.

No obstante, fue arrestado nuevamente el año pasado por conducir bajo los efectos del alcohol.

Fue el miedo a ser detenido por manejar en estado de ebriedad, dijo King el 3 de marzo de 1991, lo que hizo que intentara evadir a la policía que le había pedido que se detuviera por exceso de velocidad.

Después de detenerse, cuatro agentes de policía de LA lo golpearon más de 50 veces con sus bastones, lo patearon y le dispararon con pistolas paralizantes. Un hombre que había salido de su casa silenciosamente para observar el alboroto grabó la mayor parte de la golpiza y entregó una copia a un canal de televisión local.

Después de que un jurado sin miembros negros absolviera a los agentes el 29 de abril de 1992, la comunidad negra de la ciudad explotó de furia. Cincuenta y cinco personas murieron y más de dos mil resultaron heridas en tres días.

King recibió un acuerdo de 3.8 millones de dólares por parte de la ciudad, pero dijo que perdió la mayor parte del dinero por malas inversiones, entre ellas un sello discográfico de hip-hop que fundó y se fundió rápidamente.

Estos días gana dinero mediante la participación en eventos como combates de boxeo entre famosos. También está promocionando sus memorias publicadas recientemente: The Riot Within: My Journey From Rebellion to Redemption.

King, de 47 años, un hombre alto, con un físico que se impone, irresistiblemente afectuoso, modesto y moderado para hablar, sostiene que es feliz.

“Estados Unidos fue bueno conmigo después de haber pagado el precio y haberme mantenido vivo en medio de todo”, afirma. “Esta es la parte sencilla de mi vida”.