Su medicina es su veneno

Entrenador de Barcelona dice que derrota ante Chelsea le servirá de lección
Su medicina es su veneno
El Barcelona quedó fulminado tras su derrota ante el Chelsea y ahora se cuestiona el futuro del equipo y su entrenador Josep Guardiola.
Foto: .AP

BARCELONA (AP).- Barcelona se preguntaba ayer si ha comenzado la declinación de uno de los equipos de fútbol más grandes en la historia del deporte.

Después de ganar la Liga de Campeones en dos de los tres últimos años, el Barcelona fue eliminado el martes de la máxima competencia europea de clubes tras empatar 2-2 con un Chelsea con un hombre menos, en el partido semifinal de vuelta. Chelsea había ganado el de ida 1-0.

Aunque el Barsa exhibió sus mejores atributos de posesión de la pelota, toques, pases cortos y llegadas al arco rival, el club no logró anotar los goles suficientes como para volver a disputar la final del torneo.

Quizás todavía peor, la eliminación sobreviene cuatro días después de perder 2-1 con el Real Madrid en un resultado que prácticamente deja a Barcelona fuera de la disputa del título de la liga, que su archirrival poco menos que se aseguró.

Mientras el futuro del director técnico Pep Guardiola será determinado en los próximos días, el periódico La Vanguardia resume el ambiente en la capital catalana: “Funeral en el Camp Nou”.

La mayoría de los medios destacó el juego vistoso de Barcelona y El Mundo Deportivo fue uno de los que consideraron “injusto” el resultado.

Pero los futbolistas del Chelsea no lo vieron así después de jugar durante más de 50 minutos con diez hombres tras la expulsión de John Terry.

“Vinimos aquí y anotamos goles, y en el partido de ida también anotamos”, recordó el delantero Didier Drogba del equipo inglés.

“Sin ser arrogantes, merecimos ganar”, apuntó el de Costa de Marfil.

La semana resultó miserable para su superastro, el argentino Lionel Messi, proclamado el mejor futbolista del mundo en los tres últimos años.

Messi no pudo convertir un penal cuando Barcelona ganaba 2-1, que habría significado la clasificación de su equipo.

Messi no anotó contra el Real Madrid ni en los dos partidos con Chelsea.

En suma, Barcelona no logró ganar en tres partidos consecutivos por primera vez desde 2009, y el último consuelo que le queda es la final de la Copa del Rey el mes próximo contra Athletic Bilbao.

Pero esa copa será magro consuelo para un equipo que bajo la conducción de Guardiola ha conquistado trece títulos.

“No puedo decir ahora lo que siento. Trato de pensar en qué puedo decir o lo que hicimos mal para no llegar a la final y no se me ocurre nada”, dijo Guardiola. “Desde el primer día he transmitido este tema de que ‘Hay que salir a atacar, atacar, atacar’, y hay momentos en que no sabemos cuándo hacer una pausa. Quizás sea una lección para el futuro. Tenemos que hallar el modo de atacar mejor”, dijo el estratega del Barcelona que también ve la Liga muy lejana.