E-Tecos cantan ‘Las golondrinas’

Cuadro de la UAG dice adiós a la Primera al empatar con Querétaro
E-Tecos cantan  ‘Las golondrinas’
Braulio Luna, autor del último gol de E-Tecos en Primera, se abraza con 'Cheto' Leaño luego de concluir el juego en el 3 de Marzo.
Foto: MEXSPORT

GUADALAJARA, Méxi- co.- Diecisiete mil aficionados despidieron anoche a los Tecos de la Primera División.

En un partido en el cual a pocos les importó el resultado, al haberse definido el descenso 2 jornadas atrás, por lo que los emplumados buscaron cerrar con profesionalismo el Clausura 2012 y sólo les alcanzó para empatar 1-1 ante Querétaro.

Los Estudiantes dieron una mejor exhibición a diferencia de lo ocurrido el fin de semana pasado ante Cruz Azul, cotejo en el cual ya conocían su futuro.

El duelo fue de muchas llegadas de los universitarios pero el mejor partido se vio en las tribunas, donde la gente se entregó al equipo y no podía faltar su capitán Juan Carlos Leaño, quien durante todo el juego fue aplaudido.

La gente apoyó como no lo hizo a lo largo del torneo; abuchearon al rival, se metieron con el árbitro, le dieron porras a su equipo, todo por festejar el último partido en el Máximo Circuito.

Cada llegada de Estudiantes Tecos terminó en disparo al arco o era despejada y arrancaba suspiros.

El máximo grito de alegría llegó al 59′, cuando el recién ingresado Braulio Luna cerró un pase de Rodrigo Ruiz y puso a festejar a toda la afición, que parecía encontrarse en una final.

Las jugadas de peligro eran en el área de Gallos Blancos, pero ni Luna, Eduardo Lillingston o Rubens Sambueza pudieron marcar el 2-0.

Otro momento emotivo se dio al 75′, cuando Héctor Hugo Eugui decidió sacar al “Pony” y darle ingreso a Rodolfo Reyes.

Los asistentes se le entregaron al chileno naturalizado mexicano, primero con más de un minuto de aplausos y luego coreándolo con el “¡Pony, Pony!”.

Pero al 80′ despidieron a Lillingston con abucheos, quien en este partido y en todo el torneo careció de contundencia.

Un minuto después las sonrisas se borraron cuando Christian Pérez, en una jugada a balón parado, puso la igualada, dejando paralizada a la defensa estudiantil y a la afición.

En los últimos instantes la gente se puso de pie para ver cada jugada y luego de 37 años en Primera División, Tecos se despidió y en la cancha su capitán “Cheto” Leaño fue un mar de lágrimas al escuchar el último silbatazo en el Máximo Circuito.

Por última vez después de varios años de militancia en la Primera División, el rector de la Universidad Autónoma de Guadalajara, Antonio Leaño, salió de su oficina en el edificio de rectoría, saludó a los vendedores ambulantes fieles a los Tecos y se dirigió al palco del Estadio 3 de Marzo para ver el último juego de su amado equipo.

El expresidente de la Autónoma reconoció que no tiene motivos para sufrir ni para estar deprimido, sino todo lo contrario.

“Obviamente hay nostalgia, hay muchos recuerdos pero me voy muy feliz, nos vamos muy felices de esta primera etapa del equipo porque estoy seguro que habrá una nueva, hay que estar alegres por todo lo que le dimos al futbol, por las satisfacciones y los logros que aportó el equipo en la Primera División”, mencionó con tono emotivo el rector zapopano.

La señora de una caseta que vende refrescos, dulces y sandwiches a los aficionados, detuvo a Leaño para enseñarle su colección de camisetas del equipo, en la que destacaba una de los años 80.

“Le voy a mandar una conmemorativa que utilizamos esta temporada”, le dijo el directivo a la comerciante.

Los Estudiantes perdieron la categoría en la jornada 15 del Clausura 2012, cuando empataron en casa ante el Puebla y tras el triunfo del Atlas sobre el Monterrey, un día después.

“Ya lo hemos asimilado, ya hemos visto nuestras realidades y estamos listos para enfrentar el futuro con optimismo”, reconoció.