Una final de Copa inédita

Chelsea y Liverpool disputan el trofeo de la Copa FA en el campo de Wembley
Una final de Copa inédita
El jugador de Costa de Márfil, Didier Drogba, busca ayudar al Chelsea a obtener su cuarto título de Copa en los últimos seis años.
Foto: AP

LONDRES (AP/EFE). – Chelsea y Liverpool, dos enemigos íntimos, se miden hoy en el estadio londinense de Wembley en la final número 131 de la Copa de Inglaterra (FA Cup) en un enfrentamiento inédito entre ambos conjuntos.

En busca de ayudar al Chelsea a conquistar una cuarta Copa de la FA en seis temporadas, Didier Drogba intentará demostrar una vez más que él es el jugador adecuado para los momentos importantes cuando regrese a una cancha donde ha sido prolífico en años recientes.

Drogba no ha sido titular del Chelsea desde que produjo dos impresionantes actuaciones en una memorable victoria en ronda de semifinales de la Liga de Campeones sobre el Barcelona.

Sin embargo, está en planes que el delantero marfileño regrese a la alineación titular en lugar del español Fernando “Niño” Torres frente al Liverpool en el Estadio Wembley, donde ha anotado en cada uno de los partidos en los que ha participado, incluyendo finales de la Copa de la FA en 2007, 2009 y 2010.

Junto con John Terry, Ashley Cole y Frank Lampard, Drogba forma parte de la llamada “vieja guardia” del Chelsea en la que el entrenador interino Roberto Di Matteo se ha apoyado durante los últimos dos meses para revivir la temporada del equipo.

“El Chelsea es un equipo experimentado lleno de jugadores de calidad”, dijo el capitán del Liverpool, Steven Gerrard.

“Todo se reducirá a los pequeños detalles del día, quién toma las decisiones importantes y quien tiene ese golpe de suerte. No creo que haya mucho secreto entre los equipos”.

En Gerrard, el Liverpool, que busca asegurar un doblete de copas, tiene a su propio jugador que por lo general muestra su mejor nivel en momentos realmente importantes.

Probablemente la actuación más redonda del mediocampista inglés fue en la final de 2006 en contra del West Ham, cuando anotó dos goles, entre ellos un sorprendente gol de último minuto que obligó al tiempo extra, antes de que el Liverpool ganara el partido en tanda de penales.

Ese fue el último de los siete títulos de Liverpool de la Copa de la FA, uno más que su oponente que ha sido el especialista de esta copa durante la última década.

“El Chelsea en Wembley es algo especial y esperamos mantenerlo especial de nuevo”, dijo el portero del Chelsea, el checo Petr Cech.

“Si uno forma parte de un equipo grande, uno sigue ganando trofeos y nosotros no tuvimos uno la temporada pasada.

“Queremos llevarnos trofeos esta campaña, no queremos terminar la temporada con las manos vacías, y probablemente podemos tener dos trofeos al final, lo que haría de la temporada algo absolutamente brillante”, agregó el guardameta.

El Chelsea presentó ayer una oferta para comprar la central eléctrica de Battersea, en Londres, inmortalizada en un disco de Pink Floyd, con la idea de transformarlo “en uno de los estadios más icónicos del mundo”.

El emblemático edificio, ubicado al borde del Támesis, se convirtió en una de las estampas más reconocibles de Londres gracias al grupo británico de rock Pink Floyd, que utilizó su imagen en la portada de su celebre álbum “Animals” de 1977.

“El Chelsea Club de Futbol puede confirmar a sus aficionados que ha presentado una oferta, junto al promotor inmobiliario Almacantar, para hacerse con la estación eléctrica de 39 hectáreas de Battersea”, explicó el club en un comunicado en su página web.

La antigua estación eléctrica es uno de los edificios más famosos de Londres.

En ese lugar el Chelsea pretende crear un estadio con capacidad para un total de 60 mil espectadores.