El rey del verano

Los asadores son un accesorio elemental de la temporada, pero qué debe saber antes de su adquirir uno de ellos

El rey del verano
Los asadores o parrillas vienen en diferentes diseños y tamaños.
Foto: suministradas
Guia de Regalos

Sería impensable un verano sin asador. Puede prescindir de la alberca e incluso de un inmenso jardín, pero no de una parrilla.

El asador llega a ser tan importante en la reuniones veraniegas, que bien se le podría dar el título de rey.

El fin de semana largo de Memorial Day o en español Día de la Recordación, se podría decir que da inicio la temporada de los asados, las parrilladas o los barbecue, como le llaman muchos.

Así que, si todavía no tiene un asador en casa o el que tiene ya merece reemplazo, es buen tiempo para hacer su compra.

¿Cuándo fue la última vez que compró un asador? La pregunta es porque los fabricantes de estos accesorio tan solicitado en los veranos, innovan continuamente en la mejora de estos accesorios, no solo en su diseño sino también en su funcionalidad.

Antes de ir a la tienda a comprar una parrilla o asador, lo primero que debe analizar es el espacio que tiene en casa, porque de eso dependerá su inversión y la funcionalidad del nuevo artículo.

Quizá quede deslumbrado al ver una hermosa parrilla, en donde puede cocinar todo lo que ofrecerá a sus invitados, a la vez, pero seguro que cuando termine el verano, no querrá ni verla o le estorbe.

Las opciones en el mercado, ofrecen asadores para todos los gustos y afortunadamente, están pensados también en el espacio.

La disyuntiva siempre está en saber cuál es la mejor opción. Pero de acuerdo con el reporte de Consumer Reports, organización que se encarga de hacer estudios sobre la funcionalidad de diversos artículos en el mercado, señala que ambas opciones son buenas, pero debe saber elegir el asador de la marca adecuada.

Aunque otra opción, si quiere evitar estas dos, está el asador eléctrico.

Cada persona tiene su propia teoría sobre los asados. Hay quienes prefieren el de gas porque les resulta más fácil de encender, de limpiar, por lo que no requiere de esfuerzos extras.

Los que optan por usar los de carbón o incluso leña, defienden el sabor de sus guisados.

“Se dice que cuando la fuente de calor que cocina los alimentos proviene de gas, el sabor y la textura es diferente que cuando proviene de carbón”, señala Juan Ontiveros, cocinero desde hace diez años y que trabaja con diversos tipo de asadores.

Sin embargo, aclara el cocinero, “ambas maneras de asar son las tradicionales y varían solo en el tiempo que demoran en llegar a una temperatura de cocción”.

Agrega que obviamente, el carbón tiende darle un toque especial y característico a la carne por su humo. “Pero hay que saber usar el carbón, saber encenderlo porque puede arruinar sus carnes”.

Los precios de los asadores son tan variables como sus diseños. Por lo regular los de carbón suelen ser los más económicos, dependiendo del modelo y tamaño.

Los asadores o parrillas que más se adquieren son los de gas. Y los encuentra en precios desde $250 hasta $3,000.

De acuerdo con un estudio realizado por Consumer Reports, afinales del año pasado, encontraron cinco nuevas elecciones con precios que van desde los $250 a los $1,000, cantidad promedio que un comprador invierte en estos muebles.

El reporte menciona que las parrillas medianas Chair-Broil con un costo aproximado a los $400, “tuvieron excelentes resultados … tanto a altas temperaturas como a los niveles más bajos necesarios”.

La marca Weber, señala, “tiene excelentes calificaciones en todo”, pero sus costos están entre los $850.

Mientras que el modelo Brinkmann fue el “mejor calificado y mucho más barato” el cual encuentra entre los $250.

“Asa casi tan bien como su competencia”, indica el reporte.

Si quiere más opciones, agrega, el modelo mediano Jenn-Air, con precio de $650 (aproximado), combina una construcción en acero inoxidable con un quemador infrarrojo lateral y una parrilla especial para asar pollos y carne.

“También considere el modelo mediano Char-Broil”, señala.