Rodados al cuadro

El mánager de los Filis de Filadelfia, Charlie Manuel, fue suspendido por un partido por su discusión con el umpire Bod Davidson durante un partido el martes por la noche.

Davidson también fue suspendido un juego, por lo que Grandes Ligas consideró como “repetidas infracciones” a la manera en que un umpire tiene que lidiar con esas situaciones.

Manuel fue expulsado en la octava entrada de un triunfo por 4-3 en 10 inning sobre Houston. El dirigente creyó que una pelota había sido bateada de foul y se metió en una discusión con Davidson que incluyó varios insultos.

Davidson, igual que Manuel, cumplirá su suspensión ayer, cuando tenía previsto trabajar en el partido entre los Mellizos de Minnesota y los Cerveceros de Milwaukee.

Ante la proliferación de los escándalos de fraude de identidad entre los peloteros dominicanos, la organización de Grandes Ligas recurre a diversos métodos para confirmar que los prospectos en la mira de los equipos realmente son quienes dicen ser, incluyendo pruebas de ADN.

Además de la verificación de documentos y las pruebas óseas a los prospectos, el departamento de investigación de Grandes Ligas en República Dominicana utiliza pruebas genéticas para confirmar el vínculo de los jugadores con las personas que dicen ser sus padres.

Las Grandes Ligas afirman que estas pruebas de ADN son voluntarias y no obligatorias.

“El departamento de investigación busca la manera de asegurarse de que los equipos reciban la información más exacta posible sobre el pelotero que se va a contratar”, señaló Rafael Pérez, director de la oficina de Grandes Ligas en la República Dominicana.

El juez que preside el juicio por perjurio contra el lanzador Roger Clemens impuso un límite de tiempo para todos los futuros testigos, en un esfuerzo por acelerar el proceso.

El juez federal Reggie Walton dijo ayer que cada parte tendrá un máximo de 90 minutos para interrogar a cada testigo, al menos que los abogados puedan presentar buenos argumentos que demuestren que requieren una extensión.

Las limitaciones entrarán en efecto una vez que el principal acusador de Clemens, Brian McNamee, deje el estrado. McNamee ha estado testificando toda la semana sobre las inyecciones que dice que aplicó a Clemens hace más de una década.

El juicio está al final de su quinta semana. Walton notificó a los abogados que si el juicio no termina para el 8 de junio, tendrá que suspenderlo durante un mes debido a conflictos de agenda.

McNamee testificó ayer que parte de la evidencia médica que conservó en una lata de cerveza no fue utilizada en Clemens, uno de los grandes lanzadores.