Entierran a 67 soldados y policías

Los funerales coincidieron con unos combates en los que murieron al menos 35 supuestos miembros de la red terrorista Al Qaeda

SANÁ, Yemen (EFE).- Yemen celebró ayer el funeral de 67 de los 83 soldados y policías que murieron en el atentado perpetrado por Al Qaeda el pasado lunes en Saná, en un acto al que acudieron representantes del Gobierno yemení y altos mandos de las Fuerzas Armadas.

La ceremonia estuvo presidida por el ministro yemení de Defensa, general Mohamed Naser Ahmad, y el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Ali al Ashul, y contó con la presencia de cientos de militares y familiares de las víctimas.

Celebradas en la sede del Ministerio de Defensa, las exequias comenzaron con una oración por la memoria de los fallecidos, cuyos féretros estaban cubiertos con la bandera yemení.

Los restos fueron trasladados en hombros por otros compañeros al cementerio castrense.

La masacre fue reivindicada por Al Qaeda en la Península Arábiga, que explicó que el ataque tenía como objetivo el ministro de Defensa y altos mandos del Ejército.

El resto de las víctimas del suceso serán sepultadas después de efectuarles la autopsia, según señalaron ayer responsables de seguridad.

Los funerales coincidieron con unos combates en los que murieron al menos 35 supuestos miembros de la red terrorista Al Qaeda, que se enfrentaron a las tropas yemeníes y milicianos de tribus en las proximidades de Yaar, en el sur del país.

En un comunicado, el Ministerio yemení de Defensa señaló que los 35 terroristas perdieron la vida “en duros combates” en el principal feudo del grupo en la provincia meridional de Abian.

?>